El aeropuerto de Teruel vive la cara amable de la crisis turística gracias al estacionamiento de aviones