dreamair

Aena incorpora 33 vehículos eléctricos para cuatro aeropuertos

Aena, en su apuesta decidida por la sostenibilidad medioambiental de la actividad aeroportuaria, ha adquirido 33 coches eléctricos en modalidad de renting a 3 años a la empresa Northgate por un importe de 1.016.065,44 euros. Los vehículos empezarán a utilizarse a partir del mes de julio en los aeropuertos de Madrid-Barajas, Barcelona, Palma de Mallorca y Lanzarote. Se trata de la mayor flota de coches eléctricos de un gestor aeroportuario en Europa.

 

La utilización de este tipo de vehículos está incluida en el Plan de Ahorro, Eficiencia Energética y Reducción de Emisiones, en el Transporte y la Vivienda del Ministerio de Fomento y se alinea con las propuestas del Libro Blanco de Transportes de la Comisión Europea. Los 33 vehículos se distribuirán de la siguiente manera:

– Aeropuerto de Madrid – Barajas: 10 coches

– Aeropuerto de Barcelona: 10 coches.

– Aeropuerto de Palma de Mallorca: 8 coches.

– Aeropuerto de Lanzarote: 5 coches.

Estos coches se utilizarán para dar servicio a los aeropuertos en las actividades realizadas en el “lado aire” por los departamentos de operaciones, medioambiente e ingeniería, entre otros. Con esta primera flota, Aena analizará la viabilidad de sustituir por coches eléctricos la totalidad de los vehículos convencionales que utiliza en la actividad aeroportuaria, más de 1.200, y extender su utilización también a las actividades realizadas por otras empresas que operan en los aeropuertos como compañías aéreas o de handling.

Por esa razón, la Dirección de Medio Ambiente de Aena conjuntamente con la Dirección de cada aeropuerto, supervisará la correcta implantación y funcionamiento de los coches suministrados Los automóviles usarán energía eléctrica como única fuente de energía aplicable a su sistema motriz y contarán con baterías de acumulación electroquímica desde las cuales gestionarán el suministro energético a la totalidad de sistemas del vehículo. El suministro de energía eléctrica a los coches se realizará mediante una infraestructura de recarga especialmente diseñada para ello.

Los automóviles serán cargados en las horas valle o nocturnas, cuando el aeropuerto tenga menos demanda de energía eléctrica. La adquisición de esta flota de vehículos eléctricos se realiza después de las pruebas piloto llevadas a cabo en 2010 en los Aeropuertos de Madrid y Barcelona, que mostraron su idoneidad para ser utilizados en el ámbito de la actividad aeroportuaria.