dreamair

Medio Ambiente aprueba el estudio ambiental con vistas a la ampliación del aeropuerto de Girona

Aeropuerto de Girona

El Ministerio de Medio Ambiente ha aprobado el estudio de impacto ambiental del proyecto de ampliación del aeropuerto Girona-Costa Brava. En el texto de la declaración, el Estado pide que se haga un plan de aislamiento acústico de las casas y edificios del entorno al aeropuerto, sobre todo para aquellos equipamientos calificados como ‘sensibles’ (hospitales y escuelas). Además, cuando se ejecuten las obras, el ministerio obligará a que se entierren la riera de Riudevila y el Torrente Calderó, en épocas del año en que su caudal sea mínimo.

El Estado ha dado luz verde en la declaración de impacto ambiental del proyecto para ampliar el aeropuerto de Girona. Se trata de una ampliación que afecta a las construcciones que hay junto al aeropuerto, y que prevé alargar la pista 400 metros más hacia el sur, además de ampliar algunos equipamientos, para afrontar las necesidades futuras de la instalación.

Precisamente, hace tres años la Comisión de Urbanismo rechazó el proyecto porque faltaba adjuntar la declaración de impacto ambiental. Ahora ya se ha superado este trámite,  pues la declaración de impacto ambiental se hace eco de los informes emitidos por la Generalitat, en los que se recoge que la ampliación no afecta ningún espacio protegido.

Él ministerio también obliga Aena a redactar un plan de aislamiento acústico del entorno al aeropuerto. Este plan tiene como objetivo minimizar el ruido que hacen los aviones en las operaciones de despegue y aterrizaje, y se tendrá que aplicar tanto a las casas que hay en el entorno del aeropuerto, como en aquellos edificios que se han tipificado como ‘sensibles’ (servicios sanitarios, equipamientos docentes y culturales).

Edición: JFG – Foto: Xavier Pou