dreamair

Aena eleva un 14% el precio en los concursos de ‘handling’ para meter a Iberia en la puja

El handling genera una importante actividad económica

El handling genera una importante actividad económica

Aena, la empresa propietaria de la red de aeropuertos estatales, ha decidido hacer su particular contribución a favor de la paz social y el relanzamiento de la actividad de la que hasta hace pocos años era su principal cliente: Iberia.

Fuentes de la gestora aeroportuaria que preside José Manuel Vargas reconocen que, tras las consultas legales pertinentes, han elevado la tarifa máxima que podrán ofertar las empresas en liza para hacerse con una o varias licencias de handling entre los 67 permisos que se adjudicarán en dos concursos diferentes y cuyo fallo está previsto para los próximos meses de marzo y julio.

Las tarifas máximas que en principio estaban previstas en los pliegos de licitación fijaban un tope de 1.050 euros por los servicios de cada escala para un avión Airbus 230, en los 22 aeródromos más pequeños de la red. Tras diversas conversaciones con Iberia, este precio máximo ha sido elevado a 1.212 euros, esto es, un 14,4% más. En los 21 aeródromos restantes se estima que la tarifa máxima será hasta un 35% superior, ya que los servicios son más complejos.

Bruselas vigila

El favor que Aena hace a Iberia se produce en medio del proceso de renovación de todas las licencias de handling de los 43 aeropuertos con tráfico regular de la red estatal. Los nuevos permisos serán para un periodo de siete años, igual que los que caducan. Hasta la fecha, la división de servicios aeroportuarios de Iberia controlaba el 42% del mercado, y Groundforce, vinculada a Globalia, otro 22%.

El handling agrupa actividades de facturación y embarque de pasajeros y maletas, y en los costes de las aerolíneas representa más del 40% del importe que pagan por el uso de los aeropuertos. El resto se va en tasas de despegue, aterrizaje, seguridad, aparcamiento, etc.

Foto: Iberia

Foto: Iberia

Las empresas de bajo coste ejercen una fuerte presión sobre Aena para que ofrezca unas tarifas de ‘hadling’ cada día más bajas porque, de lo contrario, abandonan los aeropuertos caros. Por esta razón, han alertado a las autoridades aeronáuticas de la Unión Europea para que estudien si la subida en los precios máximos que reconoce Aena implica la concesión de un trato de favor a Iberia.

Bruselas se ha dirigido discretamente a Aena para recordar que la legislación comunitaria exige concursos abiertos. Advierte que podría abrir expedientes si se constata trato de favor. Las fuentes citadas de Aena señalan que, “si bien se han elevado los precios máximos autorizados, esto no impide que los candidatos planteen propuestas a la baja en la cuantía que estimen oportuno”.

Seis empresas han anunciado su intención de acudir a los concursos: Acciona, Groundforce (Globalia), Swissport, Clece, Menzies y la propia Iberia.

El escollo en Iberia

El avance definitivo en los concursos de ‘haldling’ está pendiente de que Iberia termine de despejar si acudirá o no a las licitaciones y en cuántos aeropuertos presentará su candidatura.

El escollo para tomar esta decisión se encuentra en las negociaciones que mantiene con sus 7.076 trabajadores handling. El objetivo de la dirección de Iberia es conseguir una reducción drástica de sus costes que le permita “acudir a los concursos con garantías de ganar y no tener que operar a pérdidas”. En ese escenario, los precios máximos de referencia fijados por Aena en las licitaciones han supuesto una clara barrera de entrada, que ahora ha quedado rebajada con el aumento de precio de la tarifa máxima.

Las medidas de productividad que Iberia ha puesto encima de la mesa de negociación consisten en rebajar hasta un 11% los sueldos de su plantilla y aumentar de 214 días anuales de presencia de cada trabajador a 234. Los sindicatos del colectivo de tierra asumen a regañadientes este envite, pero es UGT la que, tras calificar de “brutal” el ajuste, se niega a firmar cualquier acuerdo si no median garantías de empleo para cuando se extingan los pactos en 2018, y un compromiso de que Iberia no segregará su división de handling.

Mientras los trabajadores de tierra intentan encontrar un punto de acuerdo con la dirección, los otros dos colectivos de Iberia dicen que están a punto para el pacto laboral. Los 1.303 pilotos del Sepla y la dirección redactan un acuerdo sobre los puntos más conflictivos de sus nada sencillas relaciones: Iberia Express, jubilación de veteranos e incorporación de nuevos pilotos con nuevos sueldos y ascenso de copilotos. Las 3.340 azafatas y sobrecargos han aceptado nuevas tareas en las escalas y la recogida de la basura durante los vuelos, y también están listos para la firma.

Texto: Antonio Ruiz del Árbol / Publicado en www.eldiario.es