Una investigación revela que el biocombustible reduce el impacto climático de las estelas de condensación

Centro Aeroespacial Alemán

Las estelas de condensación son las responsables del efecto de calentamiento provocado por el transporte aéreo. Incluso su efecto es mayor que el del dioxido de carbono. Sin embargo, una investigación conjunta entre el Centro Aerospacial Alemán y la NASA de Estados Unidos concluye que se puede reducir el impacto cimático de las estelas de condensación.

Según un comunicado publicado en la web del organismo alemán, «usando una mezcla al 50% de queroseno y combustible de aviación sostenible (SAF) se logró reducir el número de cristales de hielo en las estelas de condensación en condiciones de vuelo reales. El resultado es una reducción del 20 al 30% en el impacto climático de las estelas». Los resultados allanan el camino para reducir notablemente el impacto climático de la aviación a corto plazo.

Con TELEGRAM recibirás al instante en tu móvil nuestras noticias. Clica aquí y síguenos:  t.me/aerotendencias

«Durante las pruebas de vuelo conjuntas realizadas por DLR [siglas en alemán del centro germánico] y la NASA en 2018, pudimos demostrar claramente que el uso de combustibles sostenibles da lugar a menos partículas de hollín en los gases de escape del motor y que esto, a su vez, da como resultado menos cristales de hielo en la condensación. Sin embargo, en promedio, los cristales de hielo son un poco más grandes», explica Christiane Voigt del Instituto DLR de Física Atmosférica en Oberpfaffenhofen.

«Esta evidencia es un gran avance para las posibilidades del transporte aéreo respetuoso con el clima. Un número menor de cristales de hielo reduce la entrada de energía a la atmósfera causada por las estelas de condensación. Esto reduce significativamente el efecto de calentamiento climático de los cirros de las estelas de condensación».

Las pruebas de vuelo despegaron de la base aérea de Ramstein en Renania-Palatinado durante 2018. El avión de investigación fue un Airbus A320, que sobrevoló Alemania varias veces utilizando diferentes mezclas de combustible. Estos incluyeron queroseno puro Jet A-1 como referencia, así como mezclas 70-30 y 50-50 de queroseno y el biocombustible sostenible.

El avión de investigación DC-8 de la NASA siguió al A320 con un retraso de uno a dos minutos para recopilar datos sobre sus emisiones y estelas utilizando numerosos instrumentos de medición, algunos de los cuales fueron instalados por la NASA y el DLR. La campaña de investigación conjunta se llevó con la colaboración de diversos organismos científicos europeos y estadounidenses. 

Para profundizar en esta interesante noticia aconsejamos consultar el comunicado que publicó el Centro Aerospacial Alemán en este enlace.