dreamair

Boeing 787: avión de tamaño medio para rutas de largo radio

Foto: Boeing

Respondiendo a las preferencias de las compañías aéreas de todo el mundo Boeing Commercial Airplanes ha centrado sus esfuerzos de desarrollo de un nuevo avión en el Boeing 787 Dreamliner, un avión súper-eficiente. Un equipo internacional de compañías aeroespaciales líderes ha desarrollando el avión desde Everett, cerca de Seattle, Washington.

La entrega ayer de la primera unidad se produce con tres años de retraso, pero con clara ventaja sobre el Airbus A350, del que ahora se empiezan a construir las piezas.


Rendimiento Incomparable

El 787-8 Dreamliner transportará entre 210 y 250 pasajeros en rutas de entre 14.200 Km. y 15.200 Km., mientras el proyectado 787-9 Dreamliner acomodará de 250 a 290 pasajeros en rutas de entre 14.800 km. y 15.750 km.

El fabricante afrma que el Dreamliner es un birreactor de tamaño medio con la autonomía de vuelo de los aviones de largo radio, lo cual proporcionará a las líneas aéreas una eficiencia sin precedentes en cuanto a consumo de combustible, con los consiguientes beneficios para el medio ambiente. El avión utilizará un 20% menos de combustible que cualquier otro avión de su tamaño en misiones similares. El nuevo avión viajará a una velocidad parecida a la de los actuales aviones de fuselaje ancho más rápidos, es decir Mach 0,85 (912 Km. /h). Con el 787 las aerolíneas dispondrán de más ingresos por carga.

Los pasajeros también apreciarán mejoras en el nuevo avión, que contará con un ambiente interior con un nivel de humedad mayor y una comodidad superior.

Foto: Boeing

Tecnología Avanzada

La cave de este rendimiento excepcional es una serie de nuevas tecnologías que están siendo desarrolladas por Boeing y por su equipo internacional de desarrollo tecnológico.

Boeing ha anunciado que hasta un 50% de la estructura principal del 787, incluyendo fuselaje y alas, está hecha con materiales compuestos.

Los sistemas del 787 estarán basados en una arquitectura abierta. Serán más sencillos que los de los aviones actuales pero proporcionarán mayor funcionalidad. Por ejemplo, el equipo de trabajo está planteándose incorporar sistemas específicos de seguimiento que permitan al avión en vuelo requerir las necesidades de mantenimiento a los sistemas informáticos en tierra.

Boeing ha seleccionado a General Electric y Rolls-Royce para desarrollar los motores para el nuevo avión. Se espera que los avances en tecnología de motores contribuirán en el futuro incrementar la eficiencia un 8% más, lo que significa un salto de cerca de dos generaciones para el mercado de aviones de tamaño medio.

La forma de diseñar y construir el avión también aporta mejoras en la eficiencia. Nuevas tecnologías y procesos ayudarán a Boeing y a sus proveedores a alcanzar niveles de rendimiento sin precedentes en cada fase del programa. Precisamente, la implementación del sistema de producción global ha acareado problemas y ha generado parte de los tres años de retraso del programa.

Pero a cambio se ha gando ligereza, pues 1.500 planchas de aluminio se han eliminado y entre 40.000 y 50.000 abrazaderas como resultado de fabricar la sección del fuselaje como una sola pieza.

Foto: Boeing

Progresos del Programa

El Consejo de Administración de Boeing dio su aprobación para empezar a ofrecer el avión a finales de 2003. Boeing lanzó el programa en abril de 2004 con un perdido récord de All Nippon Airways. Desde entonces, 56 clientes de los seis continentes del mundo han realizado pedidos por 846 aviones valorados en 164.000 millones de dólares, convirtiéndolo en el lanzamiento de mayor éxito en la historia de Boeing de un nuevo avión comercial. La fábrica de montaje final abrió en Everett en mayo de 2007. El 787 Dreamliner realizó su primer vuelo en diciembre de 2009.

El programa ha firmado acuerdos con 40 de los proveedores y colaboradores más capaces del mundo y conjuntamente finalizaron la configuración del avión en septiembre 2005. Boeing ha trabajado con sus socios desde el inicio de la fase de diseño en detalle del programa y están conectados virtualmente desde 135 localidades de todo el mundo. Once socios de todo el mundo han empezado a construir instalaciones hasta un total de 270.000 metros cuadrados adicionales para crear las estructuras principales e introducir el nuevo avión en el mercado.