dreamair

Hombre previsor vale por dos

Este refrán, que no siempre es factible ya que cada vez son más los imprevistos que el trajinar de la vida y el día a día les depara, es perfectamente aplicable a la hora de contratar los servicios de un taxi.

Ese medio de transporte tan conocido y socorrido en cualquier momento, que por las calles los veían circulando con relativa lentitud y próximos a las aceras para ser detectado con tiempo por los peatones que los necesitaran, empiezan a ser menos asequibles y sencillos de localizar.

Y como de muestra un botón vale, baste leer algún articulo en prensa nacional de gran tirada describiendo la desesperación de quien trata de contratar los servicios de uno y en una gran capital como Madrid donde las alternativas de transportes son varias e inexistentes en otras ciudades. Así que imaginen en una urbe menor.

Lo suyo sería reservar con tiempo, pero no siempre es posible porque no siempre saben si los van a necesitar, y porque no todos van a ser puntuales o se van a prestar a ellos ya que puede ser que no les interese renunciar a las carreras que les puedan surgir por acudir a la suya, sino no es jugosa, económicamente hablando.

La verdad es que la previsión les permitiría evitar colas y esperas sobre todo si llegan cansados o tienen prisa. Es como si les esperase alguien, y nunca mejor dicho, para llevarles. Podrán elegir el tipo de vehículo que necesiten en cada momento y no tener que aceptar el impuesto porque es el único que hay o al que le toca por turno.

Evitarán sorpresas y abusos en el recorrido o el precio, ya que conocerán el mismo en el momento de la contratación y sin tener que abonar luego, ya que lo han hecho en el momento de la reserva con el medio elegido por ustedes y con factura oficial en el momento a su correo electrónico.

Porque aunque taxis los hay mejores y peores, para acertar siempre y conseguir lo anterior y una atención excelente y profesional entren en Reservar un taxi y elijan el suyo. Acertarán siempre, repetirán y lo recomendarán.