dreamair

Las azafatas de Air France deberán taparse el cabello cuando estén en Teherán, lo cual causa malestar

Air France

Air France

El sindicato francés Union des Navigants de l’Aviation Civil (UNAC) ha publicado en su web la carta que ha enviado el secretario general, Jean-Marc Quattochi a la ministra de la Familia, la Infancia y los Derechos de las Mujeres, Laurence Rossignol, en la que le plantea la problemática de los vuelos a Teherán para las tripulantes de cabina.

El sindicato constata que el Estado francés presiona a la aerolínea para normalizar cuanto antes las relaciones con Irán. El próximo 17 de abril está previsto que Air France reanude los vuelos entre París y Teherán. UNAC manifiesta que «las exigencias religiosas de ese país respecto de las mujeres no se ha valorado lo suficiente, pues vulneran los principios de laicidad en el trabajo y, en particular, afecta a la dignidad de las mujeres. El Estado, accionista de Air France, debe hacer valer su voz para que se respeten los derechos de las mujeres», según UNAC.

En la misiva a la ministra se le informa que las mujeres de la compañía, «desde la salida del avión en Teherán hasta su llegada a su habitación del hotel (…) deben prescindir de las reglas habituales» relacionadas con vestir el uniforme de la compañía. Esta medida se adopta a requerimiento de las autoridades religiosas locales y con la aquiescencia de la dirección de Air France, que ha comunicado a las empleadas este asunto.

UNAC explica que se les ha invitado a cubrirse todo el cabello con un pañuelo, llevar un pantalón y un vestido amplio y largo, a fin de «disimular las formas». Cuando estén en un espacio público se les desaconseja de forma severa que fumen y se les asignarán en los hoteles habitaciones de no fumador, que sí tendrán sus colegas masculinos.

Para el sindicato, «estas exigencias, que no tienen nada de profesionales, son vistas como verdaderos atentados a su dignidad. Para algunas de ellas, será una [imposición] insoportable».

En otro párrafo de la carta el portavoz de UNAC indica que la compañía no ha ofrecido a las azafatas que se niegan a volar a Teherán «la posibilidad de sustraerse de esta obligación». El sindicato pide a la ministra que interceda ante la dirección de Air France a fin de que las empleadas que no deseen volar a Teherán puedan hacerlo sin que se vean afectadas en su salario y derechos laborales.