dreamair

Madrid-Barajas cuenta ya con accesos de seguridad para personas con movilidad reducida

Disponen de un pasillo exclusivo más ancho que los convencionales

El Aeropuerto de Madrid-Barajas cuenta ya, desde el presente mes de enero, con accesos preferenciales para personas con movilidad reducida y familias con carritos de bebé en los controles de seguridad de todas sus terminales.

Dichos pasos, localizados en los tres principales filtros de seguridad del Aeropuerto -terminales T1, T2, y T4-, permiten a todas estas personas pasar los trámites de seguridad y acceder a las zonas de embarque de todas las terminales de una forma más ágil, sencilla, y cómoda.

Para ello, estos exclusivos accesos, están debidamente señalizados y ubicados en las zonas centrales de cada uno de los controles con objeto de qué sean fácilmente identificados y disponen de un pasillo exclusivo, más amplio, para que el paso por el filtro de las personas con movilidad reducida y los carritos de bebé sea más rápido.

Esta medida, que comenzó a implantarse en la terminal T4 en agosto del pasado año, forma parte de un proyecto global de cambios y mejoras que el Aeropuerto de Madrid-Barajas está llevando a cabo en materia de seguridad y que no tiene otro fin que incrementar la comodidad del pasajero al tiempo que mejorar la agilidad, facilitación y eficiencia de estos procesos.

Entre estas mejoras cabe citar la redefinición y remodelación de los principales controles de seguridad, el alargamiento en determinados pasos de los rodillos para el transporte de bandejas y su conexión directa con los escáneres para que los usuarios no tengan que cargar sus bultos y bandejas hasta los equipos de inspección de equipajes o la rotulación de un lugar concreto para llevar a cabo las inspecciones manuales de personas a fin de ordenar el proceso lo máximo posible.

Además, Aena Aeropuerto implantó el pasado año los “Premios a la Excelencia en Seguridad”, una distinción que se concede a nivel de toda la red de Aeropuertos y que pretende ser una motivación para todos los vigilantes y empresas que prestan servicios en sus instalaciones. El premio, que se falló el pasado mes de diciembre, recayó en una de sus categorías en una empleada de la empresa de seguridad que presta servicio en Madrid-Barajas.