dreamair

Detenido un copiloto de Aeroméxico por llevar 40 kilos de cocaína

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) ha suspendido su licencia al copiloto mexicano Rubén García, de Aeroméxico, quien fue detenido el pasado 18 de agosto con más de 40 kilogramos de cocaína en el madrileño aeropuerto de Barajas.

El titular de la SCT, Dionisio Pérez-Jácome, destacó que trabajan en la investigación de ese caso en coordinación con la Policía Federal (PF) , la Secretaría de Seguridad Pública Federal (SSPF) y la Procuraduría General de la República (PGR).

Por su parte, la aerolínea Aeroméxico informó de que, tras conocer el hecho, suspendió la relación laboral con el copiloto García, del vuelo AM001, que cubría la ruta Ciudad de México-Madrid, mientras continúan las investigaciones del caso.

Esta es la segunda detención de personal de esa aerolínea, ya que en diciembre de 2010 tres de sus sobrecargos fueron detenidos por la Policía Nacional, presuntamente porque transportaban 140 kilos de cocaína.

Otro incidente similar sucedió en marzo pasado, cuando personal del vuelo 657 de Aeroméxico, en la ruta San José, Costa Rica-Ciudad de México, también fue suspendido en sus licencias, debido a que pretendían volar alcoholizados.

La Policía Nacional detiene en el aeropuerto de Sevilla a dos “muleros” con más de tres kilos de cocaína

Agentes de la Policía Nacional detuvo el pasado martes día 23 en el aeropuerto de Sevilla a dos hombres de 35 y 39 años como presuntos responsables de un delito de tráfico de estupefacientes. Viajaron desde Guarulhos (Sao Paulo – Brasil) e hicieron escala en Lisboa con 3,3 kilogramos de cocaína adosados a sus piernas mediante vendas y mallas.

El envío de droga fue preparado por una organización de carácter internacional dedicada a la introducción en España de importantes partidas de cocaína procedente de Sudamérica. Los investigadores tuvieron constancia de que la citada organización se encontraba preparando un viaje con la finalidad de introducir varios kilogramos de droga en España, parte de la cual tenía como destino final la Comunidad Foral de Navarra.

Para ello contrataron a dos personas ajenas a la organización, conocidos policialmente como “muleros”, encargados del transporte e introducción del estupefaciente en territorio nacional. Les ofrecieron una importante contraprestación económica si se desplazaban a Brasil y trasportaban varios paquetes con cocaína hasta España. De vuelta en nuestro país, la organización volvería a contactar con ellos para recoger la droga y repartirla entre otros escalones de distribución.

Los ahora detenidos se desplazaron hace varias semanas a Brasil para recoger una importante partida de cocaína de gran pureza y transportarla adosada a su propio cuerpo para pasar desapercibidos en los controles aduaneros.

Disimular los abultamientos

El contacto de la organización en Brasil disponía de la infraestructura necesaria para adquirir la cocaína, empaquetarla de tal manera que se garantizara su impermeabilidad y adaptarla a la complexión de cada “mulero” para que quedara perfectamente adosada al cuerpo del transportista.

Finalmente los dos hombre, perfectamente ataviados como hombres de negocios y vistiendo con ropa ejecutiva para argumentar como razón de su viaje labores comerciales, iniciaron su desplazamiento de regreso a España con 5 envoltorios de cocaína en polvo cada uno.

En el momento de ser interceptados por los agentes de la comisaría de Sevilla en el aeropuerto hispalense de San Pablo, los detenidos procedían del aeropuerto de Guarulhos (Sao Paulo – Brasil), y habían hecho escala en Lisboa, donde habían pasado desapercibidos de todos los controles aduaneros a los que fueron sometidos.

La droga se halló en paquetes adosados a las pantorrillas de los muleros, rodeados de una venta tipo gasa de color blanco, sobre la que se había dispuesto una malla elástica de color negro que cubría todas sus piernas. La malla conseguía enmascarar el exceso de volumen en las pantorrillas por los paquetes de cocaína para conseguir un aspecto más natural.

La investigación, en la que han participado agentes de las comisarías de Pamplona y de Sevilla,sigue abierta y no se descartan más detenciones de personas relacionadas con escalones superiores en la organización de distribución de la droga en España, especialmente en Navarra