Preocupación de los pilotos a nivel mundial por el secuestro de un vuelo Ryanair por Bielorrusia

La Federación Internacional de Asociaciones de Pilotos de Líneas Aéreas (IFALPA), la Asociación Europea de Pilotos (ECA) y el Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas quieren expresar su preocupación acerca del aterrizaje forzoso del vuelo 4978 de Ryanair en Minsk, Bielorrusia, el 23 de mayo, en la línea de lo expresado también por la Organización Internacional de Aviación Civil (OACI).

Con TELEGRAM recibirás al instante en tu móvil nuestras noticias. Clica aquí y síguenos:  t.me/aerotendencias

Los pilotos, representados por estas asociaciones a todos los niveles, muestran su profunda preocupación ante el hecho de que la intervención de las Fuerzas Aéreas bielorrusas se haya producido por motivos políticos, contraviniendo lo dispuesto por el Convenio de Chicago que regula la aviación civil a nivel mundial, y que claramente constituye un acto de interferencia ilícita, con todas las características propias de un secuestro patrocinado por el Estado.

Los pilotos piden una investigación independiente sobre este suceso y una respuesta inmediata adecuada por parte de las autoridades de seguridad. Este acto de interferencia ilícita sin precedentes puede poner en peligro todos los protocolos de respuesta a las situaciones de amenazas de bomba a bordo de una aeronave y las interceptaciones de vuelo. Sin la confianza y la información fiable de los Estados y de los Proveedores de Servicios de Navegación Aérea, la gestión de ambos tipos de sucesos a bordo de aeronaves se vuelve mucho más arriesgada.

IFALPA, ECA y Sepla quieren destacar que es el comandante de una aeronave quien tiene la visión más completa de la situación real a bordo y debe ser capaz de reaccionar según el nivel de riesgo, independientemente de las circunstancias externas. Cualquier medida adoptada por los Estados para hacer frente a una amenaza específica debe mejorar la capacidad de la tripulación para evaluar la situación a fondo.

Cualquier intervención militar contra una aeronave civil constituye un peligro deliberado para la seguridad de los pasajeros y la tripulación. IFALPA, ECA y Sepla instan a los Estados y a la comunidad de la aviación internacional a que investiguen y tomen medidas rápidas contra sucesos similares. También hacemos un llamamiento a la compañía aérea para que preste todo su apoyo a los pilotos y a la tripulación de cabina a bordo, tanto durante la futura investigación como en lo que respecta a su bienestar físico y mental tras un acontecimiento tan difícil y estresante.