Un 8% de los pilotos españoles se infectó del SARS-CoV-2 durante la primera ola

Archivo

Un 8% de los pilotos se infectó del SARS-CoV-2 durante la primera ola. Así lo indican los resultados de los test serológicos realizados por parte del Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial (COPAC) a 1.143 colegiados entre los meses de mayo y junio, analizados por el Grupo de Investigación EPINUT de la Universidad Complutense de Madrid.

También estamos en Telegram. Para recibir en tu móvil nuestras noticias al instante, clica aquí y síguenos:  t.me/aerotendencias

Los análisis se llevaron a cabo en 14 provincias en función del número de colegiados residentes en cada una de ellas y de la proximidad al domicilio de los participantes. En toda España, el nivel de infectados por el virus fue del 8% transcurridos tres meses del inicio de la pandemia. Alicante y Vizcaya fueron las provincias en las que proporcionalmente se produjeron más casos, con un 22% y 20% respectivamente.

En cuanto a la edad, el porcentaje de pilotos infectados fue superior en los grupos extremos. Tanto entre los pilotos más jóvenes (de 25 a 35 años) como en los mayores de 56 años se detectó un 11,6% de infectados. En los colegiados en edades intermedias, el contacto con el virus osciló entre el 6,5% (de los 36 a 45 años) y el 7,4% (entre los 46 y 55 años). Por sexo, a pesar de que en el estudio participaron únicamente 53 mujeres, la prevalencia de hombres infectados (8,3%) fue significativamente superior a la de las aviadoras (3,8%).

El contacto previo con un enfermo de Covid-19 fue un factor claramente asociado a la probabilidad de contagio. La proporción de positivos resultó mayor entre los pilotos que declararon haber mantenido relación con una persona infectada (21,2%), que entre los que no lo habían tenido (3,4%).

Por sus especiales condiciones de trabajo, los pilotos pueden tener una mayor exposición al virus debido a factores como su alta movilidad o el contacto estrecho en espacios reducidos. Por ello, el COPAC considera imprescindible la adopción de medidas precisas y claras por parte de las autoridades aeronáuticas y de los operadores aéreos y el cumplimiento de manera estricta a título individual. De igual forma, las medidas de carácter sanitario aplicables al transporte aéreo han de contemplar las particularidades de la actividad de sus profesionales, cuyas obligaciones y responsabilidades son diferentes a las de los pasajeros.

Junto a esta investigación, el COPAC está analizando las consecuencias físicas y psicológicas de la COVID-19 entre los pilotos para proporcionar herramientas de ayuda a los profesionales con el objetivo de promover un estado de salud óptimo para cumplir con sus obligaciones profesionales.