La Universidad Tecnológica de Delft vuela la maqueta de un avión futurista con forma de ‘V’

Universitarios de la Universidad Tecnológica de Delft con la colaboración de ingenieros de Airbus pusieron en vuelo el pasado mes de julio en una base aérea de Alemania el Flying-V, una maqueta de un futurista avión de larga distancia con prestaciones similares al A350 pero un consumo que sería un 20% inferior.

También estamos en Telegram. Para recibir en tu móvil nuestras noticias al instante, clica aquí y síguenos:  t.me/aerotendencias

El diseño original de este disruptivo avión en forma de ala volante en V corresponde a un universitario berlinés, Justus Benad, que realizó una tesis doctoral supervisada por la factoría de Airbus en Hamburgo. Posteriormente, los universitarios de Delft han pulido la idea original y le han efectuado mejoras, que condujeron al primer vuelo exitoso, revelado hace pocos días.

Hay que decir que en el proceso de gestación la aerolínea KLM ha patrocinado el proyecto, pues una maqueta del proyecto se mostró el año pasado durante las actividades conmemorativas del centenario de la aerolínea.

La maqueta tiene tres metros de envergadura y pesa 22,5 kilos. El avión que se derivaría tendría una envergadura similar al A350, aunque cada ala sería más corta que el fuselaje del A350. El avión transportaría a 314 pasajeros y tendría 160 metros cúbicos para bodegas de carga. Los depósitos de combustible se alojarían en el ala, mientras que los motores se colocarían en la parte superior trasera.

Universidad Tecnológica e Delft

El líder del proyecto, Roelof Vos, explica que «el Flying-V es más pequeño que el A350 y tiene menos superficie en comparación con la cantidad de volumen disponible. El resultado es menos resistencia. Eso significa que el Flying-V necesita menos combustible para la misma distancia».

El vuelo de prueba corrió a cargo del candidato a doctorando Nando van Arnhem que controló el aparato a través de un enlace de radio. El vuelo generó muchos datos y conocimientos interesantes. Así, la rotación en el despegue se realizó fácilmente y se produjo a una velocidad de 80 km / h. El empuje del avión fue bueno y las velocidades y ángulos de vuelo fueron los previstos.

Universidad Tecnológica de Delft

El centro de gravedad de la aeronave estaba ubicado un poco más hacia atrás de lo que se había calculado de antemano. Para el vuelo de prueba, el equipo puso un peso adicional en la nariz y colocó el tren de aterrizaje un poco más hacia la parte delantera del avión. Si el centro de gravedad no está en la ubicación correcta, la aeronave puede volverse inestable.

Además, durante la semana de prueba el equipo tuvo que reparar la antena para mejorar la telemetría. El diseño actual muestra que el aparato tiende a realizar un ‘bamboleo’ u oscilación, conocido precisamente como ‘bamboleo holandés’. Eso dificulta mantener las alas niveladas y provocó que la aeronave tuviera un aterrizaje algo brusco. Los cálculos aerodinámicos habían predicho este comportamiento, pero ahora que se ha demostrado en un vuelo real, el equipo podrá ajustar la aeronave en consecuencia.

Universidad Tecnológica de Delft

Con los datos recopilados del primer vuelo, el equipo podrá realizar un modelo aerodinámico del modelo de vuelo a escala. Este modelo permite calcular exactamente de qué manera será necesario adaptar el modelo a escala. El equipo también preparará el avión para nuevas pruebas de vuelo, para lo cual necesitarán reparar el tren de aterrizaje delantero.