El negocio de Safran disminuyó un 8,8% el primer trimestre del año

Adrien Daste / Safran

La multinacional francesas Safran, que fabrica motores, asientos, trenes de aterrizaje y equipamientos de aviones, anunció ayer que las ventas del primer trimestre descendieron un 8,8%, dejando el volumen de negocio en 5.383 millones de euros.

Esta cifra es la consecuencia de los efectos de la pandemia de coronavirus en las actividades del fabricante francés. A finales de marzo, Safran había entregado 326 motores CFM56 y LEAP, en comparación con los 577 del primer trimestre de 2019. La división de equipos aeronáuticos y aeroesistemas se mantuvo, mientras que las actividades equipamientos de la cabina de aviones se desplomaron en un 15%.

El tercer fabricante de equipos más grande del mundo en el sector aeronáutico informó que su actividad cayó un 20,4% solo en marzo en todas sus divisiones en relación a marzo de 2019, durante el cual se implementaron medidas de contención del coronavirus en Europa.

Las aerolíneas que tienen a la mayoría de su flota paralizada «pospusieron de inmediato sus operaciones de mantenimiento y las entregas de nuevos aviones», explicó el gerente general Philippe Petitcolin. Safran planea producir aproximadamente esge año mil motores del modelo LEAP, que equipan todos los B737 MAX y más de la mitad de los Airbus A320, cuando en 2019 llegó a entregar 1.736 motores.

Philippe Petitcolin dijo: «Safran se adaptó con éxito a la crisis del 737 MAX durante más de un año. Lo que estamos pasando hoy es de una magnitud completamente diferente sin que podamos medirlo aún con precisión. Las decisiones que adopta Safran con todos los equipos son rápidas, adaptadas a cada situación, a veces radicales. Hacemos esto teniendo en cuenta la salud de cada empleado y el futuro de todas nuestras actividades. Es a través de esta agilidad y sentido de responsabilidad que Safran demuestra que es uno de los principales actores en el sector aeronáutico global. «