dreamair

El Grupo Airbus tuvo un beneficio neto de 1.761 M€ el primer semestre del año

Archivo

Archivo

El Grupo Airbus ha divulgado hoy las cifras mas relevantes del primer semestre del año, entre las que destaca que los pedidos recibidos tienen un valor de 39.100 millones de euros, siendo el valor total de la cartera de 978.000 millones de euros. El grupo prevé acabar el año con unas 650 entregas de aviones.

Airbus recibió pedidos netos por 183 aviones comerciales, con pedidos brutos por 227 aviones, incluidos 27 A350 XWB. El segundo semestre del año empezó de forma positiva con 279 pedidos y compromisos anunciados en Farnborough, incluyendo contratos en firme por ocho A350-1000 de Virgin Atlantic Airways y por 100 A321neo de AirAsia.

Airbus Helicopters recibió 127 pedidos netos y fue seleccionado como proveedor de servicios para aviones del contrato del sistema de formación para vuelos militares (Military Flying Training System) del Reino Unido. También firmó un contrato con un consorcio chino para 100 helicópteros H135. Los pedidos recibidos se mantuvieron estables en Defence and Space, y en Space Systems se observó un buen empujón gracias a los satélites de observación de la Tierra y de telecomunicaciones.

Los ingresos del Grupo se mantuvieron estables en 28.800 millones de euros. Pese al menor número de entregas, de 298 aviones (1S 2015: 304 aviones), los ingresos de Airbus Commercial se mantuvieron estables, respaldados por el fortalecimiento del tipo del dólar estadounidense en las coberturas.

Los ingresos de Helicopters bajaron un 9%, en reflejo de un mix desfavorable a pesar del mayor número de entregas, de 163 unidades (1S 2015: 152 unidades). Los ingresos de Defence and Space se mantuvieron estables en general.

El beneficio neto se elevó a 1.761 millones de euros (1S 2015: 1.524 millones de euros), con un beneficio por acción de 2,27 euros, respaldado también por la suma de alrededor de un dos por ciento relacionado con la recompra de acciones.

Menor cadencia de producción del A380

En el A380, la planificación de las entregas está siendo ajustada a 12 entregas al año a partir de 2018, y el crecimiento del tráfico respalda la perspectiva a largo plazo del programa. En el programa A320, los preparativos para el aumento de la cadencia de producción continúan con problemas transitorios, ligados principalmente a la cadena de suministro, que se espera estén resueltos para final de año.

En el primer semestre se entregaron ocho A320neo a tres clientes, y en julio se entregó el primer avión equipado con motores CFM. En el primer semestre de 2016 se entregaron doce A350, y el aumento de la cadencia de producción está avanzando.

A medida que se acelera el aumento de la cadencia de producción, se afrontan retos en la capacidad y el comportamiento de la cadena de suministro, pues la cabina es todavía la partida crítica para mantener el ritmo y el trabajo pendiente está causando un progreso más lento de lo esperado en la convergencia de los costes recurrentes. Por este motivo, en el segundo trimestre se efectuó un cargo de 385 millones de euros, además de la provisión para contratos en pérdidas. El cargo incluye asimismo un ritmo más bajo de aumentos de precios y entregas. El objetivo de una tasa de producción mensual de diez A350 para el final de 2018 permanece invariable.

Cinco entregas del A400M

En el programa A400M, en el primer semestre de 2016 se entregaron cinco aviones. La Agencia Europea de Seguridad Aérea certificó una reparación provisional de la caja reductora del motor (PGB), que, una vez esté disponible, dará a las fuerzas aéreas al menos 650 horas de vuelo antes de la inspección inicial de las partes afectadas de la PGB. El primer hito de desarrollo de la hoja de ruta de capacidad de la misión, definido con clientes a principios de este año, se completó con éxito en junio con la certificación y la entrega del “MSN 33”, el noveno avión para el cliente francés.

La eficiencia industrial y la capacidad militar siguen siendo un reto para el programa A400M. Además, la directiva de aeronavegabilidad de la EASA, relacionada con la caja reductora del motor, y diversos problemas de calidad de la PGB, han tenido una gran repercusión en el programa de entrega a clientes.

El equipo directivo ha revisado posteriormente la evolución del programa y ha calculado el resultado del contrato incorporando las implicaciones actuales del programa del motor revisado y su correspondiente plan de recuperación, problemas técnicos relacionados con la aleación de aluminio utilizada para algunas partes del avión, problemas recurrentes de convergencia de costes y, por último, algunos retrasos y sobrecostes del programa de desarrollo.

Como consecuencia de la revisión, incluyendo una hipótesis actualizada de pedidos de exportación durante la fase contractual de lanzamiento, Defence and Space registró un cargo neto adicional de 1.026 millones de euros. Todavía están pendientes las negociaciones comerciales con la OCCAR y las naciones interesadas con respecto al nuevo calendario de entrega y sus implicaciones. Hoy por hoy, no es posible hacer una estimación fiable acerca del resultado de estas negociaciones. Los efectos potenciales en los estados financieros podrían ser significativos.