dreamair

La nueva empresa Wheels Up encarga 35 King Air 350i además de otras 70 opciones de compra

king_air350

Fabricación de un King Air 350i, en Wichita (Kansas; EEUU)

La empresa norteamericana Wheels Up encargó a principios del mes de agosto a Beechcraft 35 bimotores turbohélice King Air 350i además de 70 opciones de compra. El contrato se considera el más importante de la historia de la aviación recibido por un fabricante de aviones destinados a la aviación general. Las entregas de los 35 aviones deberían concluir a mediados de 2015 y este año se prevé la entrega de nueve aviones, según informó The Wichita Eagle.

Este contrato rivaliza con otro que se produjo en 1997 y que comportó para Cessna la fabricación de 300 monomotores para la universidad aeronáutica Embry Riddle. Los aviones encargados por Wheels Up tienen un precio global de 788 millones de euros, a precio de catálogo. Pero a esta cantidad se ha añadir otros 600 millones de dólares, cantidad que costará el mantenimiento de los aparatos, con lo cual la operación ronda los 1.400 millones de dólares.

Fabricación de un KIng Air 350, en Wichita (Kansas; EEUU)

Beechcraft recupera visibilidad con este importante contrato

Al frente de Wheels Up se encuentra Kenny Ditcher, que ejerció de vicepresidente de NetJets y que con anterioridad, en 2001, lanzó la empresa Marquis Jet, con la cual introdujo en la aviación privada y de negocios la fórmula de la adquisición de un paquete de 25 horas de vuelo. Ditcher vendió en 2010 Marquis Jet a NetJets y, obviamente, en la operación se incluyeron los 4.000 clientes que tenía la compañía.

La nueva empresa Wheels Up, que tiene su sede en Nueva York, se sitúa a medio camino entre el aerotaxi y la propiedad compartida. El cliente debe primero abonar una cantidad en concepto de ingreso y después ha de pagar una cotización anual en función de las horas de vuelo consumidas.

El contrato supone para Beechcraft un importante estímulo, pues el pasado mes de febrero concluyó un periodo de suspensión de pagos. La compañía ha abandonado la fabricación de los jets Hawker y se ha centrado en la gama de aviones de piston (Bonanza, Baron) y los turbohélice King Air.