dreamair

La cuenta atrás ha empezado para la misión ExoMars

Thales Alenia Space

Thales Alenia Space

La cuenta atrás ha empezado para la misión ExoMars, lista para su lanzamiento el 14 de marzo desde el cosmódromo de Baikonur en Kazajistán mediante un cohete Proton Breeze M.

Thales Alenia Space, como contratista principal, ha puesto la mejor tecnología al servicio de esta extraordinaria aventura.

El vehículo dedicado a este fascinante viaje hacia el planeta rojo está formado por un módulo orbitador, llamado TGO (Trace Gas Orbiter – orbitador de gases traza), integrado en la planta de Thales Alenia Space en Cannes, y un módulo de descenso, llamado EDM (Entry descent landing Demonstrator Module – módulo demostrador de entrada, descenso y aterrizaje), construido en la planta de Thales Alenia Space en Turín. Este último módulo ha sido bautizado “Schiaparelli” en honor a Giovanni Virginio Schiaparelli, considerado una de las mayores figuras de la astronomía italiana del siglo XIX además de uno de los mejores docentes de historia, ciencia y astronomía antigua.

El objetivo de esta misión es el estudio de la atmósfera marciana y demostrar la viabilidad de varias tecnologías esenciales para la entrada en la atmósfera, descenso y aterrizaje en Marte. Ésta vendrá seguida por una segunda misión, que incluirá un robot autónomo europeo (rover) capaz de tomar muestras del terreno a una profundidad de dos metros y analizar sus propiedades químicas, físicas y biológicas.

Con la participación de Thales Alenia Space España

Thales Alenia Space España participa en la misión de 2016 con el diseño, fabricación y pruebas en sus instalaciones de Madrid de la Red de Distribución de Radiofrecuencia (RFDN) del TGO. Este ensamblaje de unidades de radiofrecuencia permite la interconexión entre las antenas, transpondedores y amplificadores de potencia y filtrado de señal del subsistema de telecomunicaciones. Este sistema en banda X permitirá las comunicaciones entre el TGO y la Tierra, y actuará así mismo de radioenlace para las comunicaciones entre la Tierra y los elementos en la superficie marciana de ambas misiones.

«Estamos orgullosos y entusiasmados de haber superado el reto de entregar ExoMars a tiempo para su encuentro con el planeta rojo», dijo Walter Cugno, director de programa de ExoMars. «El vehículo está instalado bajo la cofia de forma segura, en la base de lanzamiento en las vastas estepas kazajas, listo para su largo viaje, once años después de que la sonda Cassini-Huygens, fabricada en Thales Alenia Space, aterrizara perfectamente en Titán. Con ExoMars, Thales Alenia Space desempeña de nuevo un rol histórico, ayudando a la humanidad a saciar nuestra sed sin límite de exploración y apoyando nuestra búsqueda interminable sobre el origen de la vida. Delante de esta extraordinaria misión, sólo puedo humildemente añadir ¡vamos ExoMars!»

Eduardo Bellido, CEO de Thales Alenia Space España, comentó que «estamos orgullosos de contribuir a una misión tan apasionante con nuestros equipos de distribución de radiofrecuencia, corroborando nuestra dilatada participación en misiones de ciencia y exploración de la ESA».

Se espera que las dos misiones ExoMars tengan un rol fundamental en nuestra búsqueda de los orígenes de la vida. Pueden ayudar a descubrir si alguna vez ha existido vida en Marte, o incluso si existen hoy en día formas de vida microbiana. Pero para conseguir esto, es absolutamente esencial que el módulo de aterrizaje no contamine el planeta.

Por ello, en esta primera misión, las últimas pruebas de contaminación del módulo Schiaparelli se llevan a cabo en la misma base de lanzamiento, justo antes del lanzamiento. Este módulo fue integrado previamente en salas blancas configuradas especialmente para detectar cualquier traza de contaminación bacteriológica, utilizando procesos similares a los de la industria farmacéutica.

El programa ExoMars es fruto de la cooperación internacional entre la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Rusa (Roscosmos), apoyado fuertemente también por la Agencia Espacial Italiana (ASI), que desarrolló así mismo el micro-reflector laser INRRI (INstrument for landing-Roving laser Retroreflector Investigations).

El programa lo desarrolla un consorcio europeo liderado por Thales Alenia Space Italia que cuenta con la participación de 134 compañías espaciales de los países socios de la ESA. La División de Aviónica y Sistemas Espaciales de Finmeccanica, y Telespazio a través de su filial Telespazio VEGA Deutschland, participan también a nivel de subsistemas y control de misión respectivamente.