dreamair

La ESA activa la sonda Rosetta tras dos años de hibernación para el último tramo de su viaje


La sonda Rosetta ha sido despertada hoy cuando se encontraba a 673 millones de kilómetros del Sol, desde el Centro Europeo de Operaciones Espaciales (ESOC) en Darmstadt, Alemania.

La sonda de la Agencia Espacial Europea (ESA), tiene como objetivo cuyo objetivo es estudiar en profundidad el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko para intentar encontrar respuestas científicas al proceso de formación de los planetas y más concretamente, de la Tierra.

Imagen virtual de la sonda Rosetta

Imagen virtual de la sonda Rosetta

Rosetta lleva ya diez años viajando 10 años por el espacio al encuentro del cometa 67P. Hace dos años y medio entró en estado de hibernación ya que no recibía suficiente luz solar para producir electricidad, y por eso pasó este periodo para recorrer el tramo más solitario y frío de su viaje, cuando se encontraba a unos 800 millones de kilómetros del Sol, cerca de la órbita de Júpiter, según explica la ESA.

Este lunes, desde el ESOC se ha activado el ‘despertador’ de la sonda, es decir, los mecanismos de la nave se activan a lo largo de seis horas, aproximadamente, hasta que envían una señal a la Tierra.

Será entonces cuando el equipo confirme que Rosetta está lista para continuar su desplazamiento al encuentro del cometa 67P.

Última fase del viaje hacia el cometa 67P

Hasta abril, la sonda Rosetta, que va a bordo de la nave de la ESA llamada Philae, llevará a cabo el último tramo de su largo viaje, ya que ahora está a nueve millones de kilómetros de su objetivo.

Está previsto que la sonda mapee el cometa en agosto y será noviembre cuando Rosetta se aproxime al cometa 67P y aterrice en él con “delicadas maniobras”.

Son varios los centros espaciales implicados en la misión, en Colonia, Tolouse o Madrid. Las distintas estaciones se comunicarán con Rosetta y obtendrán datos que se procesarán en el centro de la ESA de la capital española. Más adelante estarán disponibles para la comunidad científica.