dreamair

El cosmonauta ruso Alexandr Lazutkin explicó en la ETSIAE su azarosa vida en el espacio

Alexandr Lazutkin / ETSIAE

El cosmonauta ruso Alexandr Lazutkin visitó la ETSIAE, ubicada en Madrid, la pasada semana y relató ante decenas de estudiantes cómo sobrevivió al accidente más grave ocurrido en el espacio y cómo de cada problema extrajo un aprendizaje. Una conferencia amena que desveló su lado más humano.

«Antes de iniciar mi vuelo espacial pregunté por el número de incidencias o situaciones de emergencia podrían darse y la respuesta que recibí fueron tres, cuatro; cinco a lo sumo. Pues bien, a los 9 minutos ya tuve la primera, pues se rompieron las antenas. A las 24 horas, un problema en la dirección, y también falló el sistema de control para acoplar la nave a la estación espacial rusa Mir y hubo que hacerlo manualmente».

Así de contundente resulta el relato de Alexandr Lazutkin, el cosmonauta ruso que sobrevivió al accidente más grave ocurrido en el espacio y que ha visitado la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio de la Universidad Politécnica de Madrid para compartir su experiencia con los estudiantes.

Los 184 días que pasó en el espacio suman un cúmulo de problemas críticos que incluyen un incendio que rompió el sistema que regulaba la temperatura y el suministro de oxígeno de la nave, un fallo eléctrico que dejó todo a oscuras y, lo más grave, el choque de la nave Progress contra la Estación Espacial y que la tripulación tardó dos meses en arreglar. El regreso y aterrizaje en la Tierra tampoco fue sencillo como ha contado el astronauta.

Aun así, Lazutkin supo cómo actuar en cada momento, de todo extrajo un aprendizaje para la vida y se queda con haber podido «escuchar el silencio cósmico y ver la oscuridad espacial», lo que demuestra la personalidad del condecorado como Héroe de la Federación Rusa.

En su visita a la ETSIAE ha estado acompañado del astronauta español y profesor de la UPM, Pedro Duque, que ha recalcado la figura de los ingenieros. «Cuando algo falla hay que saber cómo resolverlo y tenerlo en cuenta para el futuro y ese es el trabajo de los ingenieros», sostuvo.

Lazutkin firmó en el libr de honor de la ETSIAE / ETSIAE

Como reconoce el propio Lazutkin, la preparación de los astronautas es muy completa y en los problemas acaecidos en mi vuelo no eché en falta conocimientos concretos. «Aunque somos ingenieros, los astronautas nos formamos también en Medicina, Astrofísica, Biología, etc.», explicaba. «Además nos entrenan para que saber tomar decisiones ante una situación de estrés, para no caer en el pánico, aunque eso no significa que no tengamos miedo».

El coloquio ha discurrido entre preguntas de los asistentes y anécdotas del cosmonauta ruso que no ha perdido la oportunidad de dejarles algunos consejos: «Adquirir conocimientos de todo tipo, todo puede ser de utilidad. Aprended Matemáticas y Física, pero también otras habilidades que os pueden servir en la vida. Y no olvidéis lo que os explican en la Escuela, aprended de las asignaturas que os gustan, pero también de las que no son vuestras favoritas».

Para dejar constancia de su visita a la ETSIAE, Alexander Lazutkin firmó en el libro de honor, reservado a las ilustres visitas que recibe el centro.