Abre en Hamburgo museo dedicado a bombardeos aéreos

El zumbido de las hélices en la oscuridad hacía estremecer a los testigos de aquel horror. También las explosiones y el olor a pólvora quemada. Sea en Varsovia, Rotterdam o Dresde, todos aquellos que vivieron la Segunda Guerra Mundial conocen esas imágenes, tonos y olores y nunca los olvidarán. / Esta noticia se puede leer en la web en español de Deutsche Welle, la radio pública de Alemania.

Comparte esta noticia

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on pinterest