dreamair

Primer vuelo del avión no tripulado MQ-25 de Boeing que reabastecerá a los cazas de la Marina de EEUU

Boeing y la Armada de los Estados Unidos han completado con éxito el primer vuelo de prueba del reabastecedor aéreo no tripulado MQ-25, según informa el constructor aeronáutico norteamericano.

El avión de prueba MQ-25, conocido como T1, completó el vuelo autónomo de dos horas bajo la dirección de los pilotos de prueba de Boeing que operaban desde una estación de control terrestre en el aeropuerto MidAmerica St. Louis, en Mascoutah, donde tiene su base el programa de prueba.

El avión completó un recorrido y despegue autónomos y a continuación voló una ruta predeterminada para validar las funciones y operaciones básicas de vuelo con la estación de control en tierra.

Boeing

El avión de prueba, propiedad de Boeing, es un predecesor del avión modelo de desarrollo de ingeniería (EDM) y se está utilizando para el aprendizaje temprano y el descubrimiento para cumplir con los objetivos del programa de adquisición acelerada de la Marina de los EEUU. Boeing fabricará cuatro vehículos aéreos EDM MQ-25 para la Marina de los EEUU en virtud de un contrato de 805 millones de dólares adjudicado en agosto del pasado año.

El MQ-25 proporcionará a la Armada una muy necesaria capacidad de reabastecimiento aéreo no tripulado basado en portaaviones. Permitirá un mejor uso de los cazas en combate que actualmente desempeñan la función de cisternas y extenderá el alcance del ala aérea portadora.

Boeing

“El vuelo de hoy es un hito emocionante y significativo para nuestro programa y la Armada”, dijo el Capitán Chad Reed, gerente del Programa de Aviación de Transporte No Tripulado de la Armada (PMA-268). “El vuelo de este avión de prueba dos años antes de que llegue nuestro primer MQ-25 representa el primer gran paso en una serie de oportunidades de aprendizaje temprano que nos están ayudando a progresar hacia la entrega de una capacidad de cambio de juego para los comandantes del grupo aéreo y del grupo de ataque”.

El T1 recibió su certificado de aeronavegabilidad experimental de la FAA en septiembre, verificando que el vehículo aéreo cumple con los requisitos de la agencia para un vuelo seguro. Las pruebas continuarán con el T1 para promover el aprendizaje temprano y el descubrimiento que avanza en los principales sistemas y desarrollo de software.

La Marina proyecta comprar 72 aparatos con un costo total de aproximado de 13.000 millones de dólares como parte de un plan para aliviar la carga de reabastecimiento de combustible en su flota actual de F / A-18F Super Hornets.