Último vuelo comercial del Tupolev Tu-154

Tupolev Tu-154 de Alrosa

Ayer efectuó el último vuelo comercial el avión Tupolev Tu-154. Un avión de este modelo perteneciente a la compañía rusa Alrosa -la última compañía que lo tenía en servicio-, realizó el último vuelo entre Mirny et Novossibirsk con 140 pasajeros a bordo. Alrosa es propiedad de un importante grupo minero ruso y Mirny es conocida como la «capital de los diamantes».

También estamos en Telegram. Para recibir en tu móvil nuestras noticias al instante, clica aquí y síguenos:  t.me/aerotendencias

El trirreactor Tupolev Tu-154 no ha sido un diamante de la aviación, pero ciertamente ha brillado con luz propia y era uno de los últimos vestigio en activo de la aviación civil soviética. Efectuó su primer vuelo el 11 de octubre de 1968. En 1972 entró en servicio como avión idóneo para distancias medias y para entre 150 y 180 pasajeros. Por tanto, ha estado 48 años en servicio.

Conviene precisas que el Ministerio de Defensa y el Ministerio de Situaciones de Emergencias tienen varios T-154, que seguirán en activo.

Se llegaron a fabricar 1.015 aparatos y su producción cesó en 2013, aunque al parecer desde unos años antes ya se había dejado de fabricar. 

Tupolev Tu-154M, de Aviaenergo, en el aeropuerto de Girona en noviembre de 2007 / Josep Ventura

Fue un avión peligroso, pues según Aviation Safety Network se vio implicado en 73 accidentes que causaron poco más de 2.900 muertos. En uno de los últimos siniestros falleció el presidente de la república de Polonia, Lech Kaczynski, cuando volaba a Smolesk. Junto a él fallecieron 96 personas, muchas de ellas autoridades del gobierno y las fuerzas armadas de Polonia. 

En los últimos años, su desmesurada emisión de gases contaminantes y las normas europeas cada vez mas restrictivas, le fueron cerrando los cielos de la Unión Europea, lo cual acrecentó el interés de los spotters por fotografiarlo. Mencionar que el autor de esta noticia coincidió un día de verano de hace ya entre 15 y 20 años en el Aeropuerto de Barcelona con tres spotters que habían venido expresamente a Barcelona desde Marsella, a unos 500 km, para fotografiar varios Tupolev Tu-154 que ese día realizaban vuelos chárter. Tal vez fueron los últimos Tu-154 que pudieron inmortalizar.