Las aerolíneas europeas tratan de sobrevivir al dramático efecto del coronavirus