dreamair

La IATA dice que en 2018 las aerolíneas ganarán 33.800 millones de dólares aunque el combustible se encarezca

Alexandre de Juniac, consejero delegado de IATA

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) ha publicado su pronóstico para la industria de aerolíneas para el año en curso y revisa a la baja sus beneficios, que caen hasta los 33.800 millones de dólares (4,1% de margen neto) en 2018.

A pesar del fuerte desempeño, el dato de beneficios cae respecto a los 38.400 millones de dólares pronosticados en diciembre de 2017, por culpa de la subida de los costes, principalmente combustible y salarios. Se espera además una subida de los tipos de interés.

En 2017 las aerolíneas ganaron la cifra récord de 38.000 millones de dólares (frente a 34.500 millones de dólares de la previsión anterior). No obstante, el dato está distorsionado por factores contables como el pago único de créditos fiscales, que aumentó los beneficios de 2017.

A nivel operativo, aunque permanece el impacto positivo en los beneficios de algunos factores que ya no están presentes, el ritmo se viene desacelerando desde principios de 2016 como resultado de la subida continua de los costes.

“En 2018 el beneficio será sólido, a pesar de la subida de los costes. Los pilares financieros de la industria son fuertes, tras nueve años arrojando resultados positivos, desde 2010. Y el retorno sobre el capital invertido supera al coste del capital por cuarto año consecutivo. Por fin, los beneficios se normalizan en el sector de aerolíneas y estas están mejor situadas para financiar el crecimiento, crear empleo, fortalecer los balances y recompensar a nuestros inversores”, dijo Alexandre de Juniac, consejero delegado de la IATA.

En 2018, se espera que el retorno de la inversión se sitúe en el 8,5% (por debajo del 9% en 2017). El dato se mantiene por delante del promedio del coste del capital, que sube al 7,7% gracias al aumento de la rentabilidad de los bonos (7,1% en 2017). Esto es fundamental a la hora de atraer la inversión necesaria para financiar la expansión de flota y los servicios de la industria.

Principales factores de la previsión

Costes:
 Las presiones inflacionarias comienzan a emerger al final del ciclo económico. Las aerolíneas se enfrentan a presiones significativas derivadas del aumento en los costes del combustible y laborales, principalmente.

 El precio promedio del barril de Brent se estima en 70 dólares, por encima de los 54,9 dólares/barril en 2017 (+ 27,5%) y nuestro pronóstico anterior (60 dólares/barril). Se espera una subida de los precios del combustible para la aviación hasta los 84 dólares/barril (+ 25,9%). Los costes de combustible representarán el 24,2% de los costes operativos totales (frente al 21,4% en 2017).

 Los costes unitarios totales aumentan un 5,2% este año, tras la subida del 1,2% en 2017; una aceleración significativa.

Rentabilidad:
 La continua expansión de la demanda de pasajeros y carga muy por encima de la tendencia y unos precios más positivos compensan en parte la aceleración de los costes.

 Los ingresos totales aumentan a 834.000 millones de dólares en la nueva previsión, un 10,7% más respecto a los 754.000 millones de dólares en 2017.

 Los ingresos unitarios aumentan un 4,2% en 2018, por debajo del 5,2% de aumento previsto para los costes unitarios, lo que provoca una caída del margen de beneficio.

Demanda:
 Demanda de pasajeros. Se prevé una expansión del 7,0% en 2018. La previsión cae respecto al 8,1% registrado en 2017, aunque se mantiene por delante del 5,5% promedio de 20 años, por sexto año consecutivo. La fortaleza del panorama económico y el aumento de pares de ciudades servidas directamente son los principales factores de este mejor desempeño. Se espera que la capacidad crezca alrededor de un 6,7% (sin variaciones respecto a 2017). El factor de ocupación sube al 81,7%, ligeramente superior al 81,5% registrado en 2017. El número total de pasajeros se estima en 4.360 millones (un 6,5% más respecto a los 4.100 millones que viajaron en 2017). El rendimiento en el sector de pasajeros crece un 3,2% en 2018, tras la caída del 0,8% en 2017. Es la primera vez, desde 2011, que los rendimientos deberán fortalecerse para hacer frente a la subida del 5,2% de los costes unitarios.

 Demanda de carga aérea. El sector de carga aérea se benefició el año pasado de una súbita mejora de la economía global. La necesidad urgente de reabastecimiento se tradujo en un fuerte crecimiento del transporte aéreo de carga en 2017. Ahora que el ciclo de reabastecimiento ha llegado a su fin, se espera que la demanda de carga crezca un 4,0%, por debajo del 9,7% registrado en 2017. No obstante, la previsión para 2018 se mantiene en la tasa de crecimiento a 20 años. Se espera que el sector transporte 63,6 millones de toneladas (frente a 61,5 en 2017). Las compras online, los productos farmacéuticos y los servicios premium impulsan este crecimiento. El rendimiento del sector crece un 5,1% (frente al 8,1% en 2017).