dreamair

Rusia suspende los vuelos a Egipto al cobrar fuerza la hipótesis de un atentado al A321 de Metrojet

Pasajeros en el aeropuerto de Sharm el Sheik

Pasajeros en el aeropuerto de Sharm el Sheik

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha ordenado suspender todos los vuelos a Egipto hasta que se restablezca la seguridad aérea y evacuar a los ciudadanos rusos que se encuentran el país árabe, según comunicó el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El funcionario explicó que Putin está de acuerdo con las recomendaciones hechas por el Servicio de Seguridad de Rusia y el Comité Nacional de Aviación de cancelar temporalmente los vuelos rusos a Egipto.

Con el anuncio de Putin, Rusia se suma los países europeos que ya han ordenado la suspensión de sus vuelos a Sharm el Sheikh y la evacuación de sus ciudadanos ante el creciente temor de que el accidentes del Airbus A321 haya sido provocado por un explosivo. Una hipótesis que va cobrando cada vez más fuerza.

El primero en hacer sonar las alarmas fue el Gobierno del Reino Unido. Ayer el ministro de Exteriores británico, Philip Hammond, aseguró que existe una «probabilidad significativa» de que el grupo yihadista Estado Islámico esté detrás del accidente del avión ruso sobre la península el Sinaí.

La decisión de Londres fue seguida por Irlanda, Francia, Países Bajos, Ucrania, Letonia, la aerolínea alemana Lufthansa y sus filiales. Este viernes el Gobierno de España también aconsejó a sus ciudadanos no viajar a Egipto y la aerolínea escandinava SAS ha cancelado su vuelo a Sharm el Sheikh previsto para mañana.

Evacuación accidentada

La operación retorno de los 20.000 turistas británicos desde el aeropuerto de Sharm el Sheikh comenzó este viernes en medio de una creciente situación caótica.

Dos aviones de Easyjet despegaron por la mañana, pero la compañía británica informó que “ocho vuelos planeados no podrán operar” por las “restricciones de las autoridades egipcias”.

La cancelación de los llamados “vuelos de rescate” dejó en tierra a cientos de decepcionados pasajeros, que habían aguardado horas de cola en los adicionales controles de seguridad introducidos en el principal aeródromo del Sinaí.

El embajador británico en Egipto, John Casson, fue abucheado y tuvo que hacer frente a la furia de al menos una turista, según imágenes grabadas en móviles y difundidas por los medios de comunicación.

Las autoridades de aviación egipcia relacionaron las restricciones en los vuelos previstos este viernes con problemas de capacidad en el aeropuerto, de acuerdo con la cadena de televisión Sky.

El pasado sábado la aviación civil rusa vivió la peor catástrofe de su historia: 224 personas murieron al estrellarse el Airbus A321 de la compañía aérea Kogalymavia que volaba de Sharm el Sheikh a San Petersburgo.

La causa de la catástrofe aún no ha sido determinada de manera oficial. El Kremlin ha dicho que hasta no descarta ninguna hipótesis, incluida la de un ataque terrorista contra la aeronave rusa.