La aprobación del DORA provoca las primeras críticas. El presidente de la Generalitat y ERC lo cuestionan

El Comité de Coordinación Aeroportuaria de Catalunya celebró ayer una sesión en la que se presentó el Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA) para el período comprendido entre 2022 y 2026. La reunión la copresidieron Raul Medina, director general Aviación Civil, e Isidre Gavín, secretario de Territorio y Movilidad, en representación del Gobierno de España y la Generalitat respectivamente.

A la sesión, que tenía un mero carácter protocolario, asistieron, además de ambas instituciones, la Delegada del Gobierno en Cataluña, así como representantes de los municipios colindantes con el Aeropuerto de Barcelona y de organizaciones económicas de Catalunya, como Foment del Treball, la Cámara de Comercio y el Real Automóvil Club de Catalunya.

Con TELEGRAM recibirás al instante en tu móvil nuestras noticias. Clica aquí y síguenos:  t.me/aerotendencias

La presentación del DORA ante el Comité es un trámite previo a su aprobación por el Consejo de Ministros este mes de septiembre. En el caso del de Catalunya, los aspectos referentes a la consolidación como hub del Aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat y a la conexión del Aeropuerto de Girona-Costa Brava a la red ferroviaria de alta velocidad, el DORA recoge los términos del acuerdo entre el Govern y el Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA) que se anunció el pasado 2 de agosto.

Según el comunicado de Aena, le contenido de dicho acuerdo se ha trasladado al documento presentado hoy y contiene la afirmación textual: «…se garantizará el modo segregado actual para la operativa de las pistas y se realizará la ampliación de la pista 07R/25L hacia el Este, así como la construcción de un terminal satélite que dé servicio a los vuelos de largo radio que se operarían gracias al alargamiento de la pista». No existe, pues, alteración alguna sobre el texto fruto del acuerdo y el trasladado al documento.

Con el comunicado, Aena venía a dar respuesta a la primera polémica que se suscita en el gobierno de la Generalitat en el dilatado y complejo proceso de concreción del DORA catalán a partir de ahora.

A la izquierda, el humedal de la Ricarda / AeroTendencias.com

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, difundió dos desconcertantes tuits en los que manifiesta su oposición al DORA, pues afirma que «no refleja el consenso establecido en el seno del Govern: asegurar la inversión sin dar nada por cerrado y definir los próximos pasos com un amplio acuerdo de todas las administraciones».

En otro tuit, Aragonés, exige «explicaciones y la rectificación de un DORA que daña la zona protegida de la Ricarda. Cada paso que se haga ha de incluir el compromiso de consenso. Preservar los espacios naturales no es una opción, es una obligación no negociable». ERC emitió ayer un cumunicado respaldando los tuits de Aragonés. El paraje de la Ricarda está incluido en la Red Natura 200 de espacios protegidos por la Unión Europea.

En realidad, tras el DORA debe redactarse y aprobarse el Plan Director del Aeropuerto de Barcelona, en el que se ha de concretar con total detalle las obras que se han de realizar en lo referente a la proyectada ampliación de la pista en 500 metros y la construcción de la terminal satélite. Estas inversiones se han cuantificado en 1.704 millones de euros.

En rojo, la zona que se vería afectada por la ampliación de la pista, además de la pista de rodadura

Este Plan Director, que se prevé aprobar entre 2024 y 2025, deberá contar con el visto bueno de Aena, el MITMA y el Ministerio de Transición Ecológica, la Generalitat de Cataluña y la Comisión Europea, y deberá especificar la compensación medioambiental si la zona de la Ricarda se ve afectada por la ampliación de la pista. 

La pista en cuestión, la que está más próxima al mar, tiene una longitud de 2.600 metros y se proyecta alargarla en 500 metros más a fin de que puedan despegar con holgura los aviones de larga distancia. Sin embargo, ayer algunos medios aludían de pasada a la posibilidad de que los 500 metros puedan reducirse algo a fin de no dañar la Ricarda, una laguna de gran valor ecológico.

Noticia relacionada: «Las inversiones de El Prat, al detalle: 5,6% durante esta legislatura y el grueso de la ampliación a partir de 2025», en www.eldiario.es