dreamair

El aeropuerto de Girona realizó un simulacro de evacuación

Foto: Aena Aeropuertos

El Aeropuerto de Girona-Costa Brava realizó ayer por la noche un simulacro de evacuación de la terminal de pasajeros por amenaza de bomba con el objetivo de comprobar la operatividad del Plan de Autoprotección del aeropuerto. Con esta iniciativa se pretende evaluar la implantación de este plan, comprobar los procedimientos de evacuación previstos en la instalación, valorar la aportación de recursos y verificar las vías de comunicación y de tratamiento de la información que se generan a partir de una situación de riesgo.


Con este ejercicio, el Aeropuerto de Girona-Costa Brava cumple con la normativa de la OACI (Organización de Aviación Civil Internacional) respecto a la planificación de las emergencias en los aeropuertos, según la cual deben realizar periódicamente simulacros parciales en sus instalaciones.

El simulacro consistió en la localización de un equipaje facturado sospechoso por parte del Sistema de Inspección de Equipajes en Bodega (SIEB). Guardia Civil del SIEB inicia el proceso de conciliación del equipaje con el pasajero, comunicándose con el Agente Handling para que localice al propietario de la maleta sospechosa. Guardia Civil comunica la amenaza de bomba no confirmada al Jefe de Seguridad del aeropuerto y realiza su protocolo de comunicación interna en dicha situación.

Se establece el Puesto de Mando Avanzado, integrado por el Jefe de Seguridad y el Jefe de dotación de bomberos de Aena Aeropuertos y representantes de Mossos d’Esquadra, Guardia Civil, Policía Nacional, Vigilantes Municipales y Vigilantes de Seguridad, y el Puesto de Mando Principal, dirigido por el Director del Aeropuerto. A continuación, se activa el Plan de Autoprotección en la hipótesis de amenaza de bomba.

Puesto de mando avanzado

Desde el Puesto de Mando Avanzado (PMA) se acuerda que Guardia Civil y Cuerpo Nacional de Policía en lado aire y Mossos d’Esquadra y Vigilantes de Seguridad en lado tierra realicen un primer cordón de seguridad impidiendo que se puedan acercar personas a la zona afectada. Posteriormente, se decide la evacuación de la zona norte del edificio terminal, incluyendo tanto la primera planta como la planta baja, y emitiendo el mensaje de evacuación por megafonía. La Asistencia Sanitaria se dirige al punto de reunión de evacuados establecido y comprueba el estado de las personas evacuadas.

Una vez el PMA verifica que se ha completado exitosamente la evacuación de las dos plantas y comprueba que la circulación del tráfico por el vial de acceso al aeropuerto ha quedado interrumpida, llegan los equipos de detección de explosivos. Mediante sus equipos caninos, determinan que el equipaje sospechoso no contiene explosivos y que la terminal de pasajeros está fuera de peligro.

Así pues, se decreta el fin de la emergencia y se pone en marcha el Plan de Recuperación del servicio en el aeropuerto.
En la maniobra participaron los bomberos del aeropuerto, el servicio de Asistencia Sanitaria, Mossos d’Esquadra, Guardia Civil, Cuerpo Nacional de Policía, Vigilantes de Seguridad, Vigilantes Municipales, personal de Lesma, Áreas, Aldeasa, Divers y Saba, además de trabajadores de Aena Aeropuertos y una veintena de voluntarios. En total, más de sesenta de personas formaron parte del ejercicio.
El simulacro no afectó a la operativa de las instalaciones del Aeropuerto de Girona-Costa Brava.