dreamair

El aeropuerto de Almería destaca su potencial de desarrollo como centro de carga aérea

El director del Aeropuerto de Almería, Santiago Yus, puso ayer de relieve la funcionalidad adquirida por estas instalaciones como centro de carga aérea. A su juicio, las actuaciones acometidas en los últimos años no sólo han dotado a estas infraestructuras de un equipamiento con importante potencial, sino que además han contribuido a impulsar un concepto fundamental en el transporte de mercancías: la intermodalidad.


En el marco de la «Jornada sobre carga aérea, una realidad a explotar. Almería, primera provincia exportadora de frutas y hortalizas por vía aérea», celebrada en la Sede Científica del PITA, Yus ha destacado la ubicación estratégica del aeropuerto. En el centro de la Bahía de Almería, a 8 kilómetros de la capital, la estación del ferrocarril y el puerto, se encuentra a menos de una hora de transporte de las principales zonas de producción hortofrutícola.

Precisamente, la proyección internacional adquirida por ese sector (representa en torno al 80% de las exportaciones de la provincia) y la posible búsqueda de nuevos mercados, ante la consolidación de los destinos tradicionales, convierten al avión en una alternativa óptima para el transporte de sus productos. Más aún si se tienen en cuenta las ventajas que ofrece para el traslado de mercancías perecederas (rapidez, seguridad y fiabilidad)

 

Prestaciones

En este sentido, el director del Aeropuerto de Almería ha destacado las capacidades y la calidad de las infraestructuras y los servicios que ofrece el aeródromo para atender la demanda del entorno económico en el que se desarrolla su actividad, con una elevada concentración de cooperativas y empresas exportadoras:

1.- Pista de vuelo: con 3.200 metros de longitud y 45 de ancho, reúne las condiciones necesarias para que operen grandes cargueros (por ejemplo, un Boeing 747 con capacidad para 100 toneladas).

2.- Terminal de carga: cuenta con un acceso directo al lado aire y dispone de una capacidad de tratamiento de 12.000 toneladas anuales de mercancías.

3.- Instalaciones Fronterizas para el Control de Mercancías (IFCM): ocupan 250 metros cuadrados en el terminal de carga y cuentan con tres estancias diferenciadas. Se trata del Punto de Inspección Fronterizo, el Punto de Inspección Fitosanitario y una zona para la inspección de animales vivos. Cada una de estas áreas tiene zona de carga y descarga, despacho, sala de inspección, vestuario, aseo, archivo y cámaras de almacenamiento refrigeradas y a temperatura ambiente. Asimismo, están dotadas de climatización y de red de voz y datos.

4.- Zona de servicios: ocupa 47.000 metros cuadrados al oeste del recinto aeroportuario. Esa superficie se distribuye en tres parcelas que, además de fácil acceso, disponen de plazas de aparcamiento, alumbrado exterior, agua potable, red contraincendios, redes de saneamiento y drenaje, fibra óptica y telefonía. Este espacio está abierto a cualquier empresa que desee instalarse para exportar o importar productos, ya sea por vía terrestre o aérea.

Todos estos elementos configuran una atractiva propuesta para la integración, en un mismo enclave, de todos los operadores de la cadena logística, con las ventajas que ello supone en ámbitos como el aprovechamiento de sinergias o la reducción de costes.

Experiencias

Para ilustrar esta última idea, Santiago Yus ha hecho un repaso de las experiencias que se han ido consolidando en la red de Aena Aeropuertos, con importantes referentes en los centros de carga de los aeropuertos de Madrid-Barajas, Barcelona, Zaragoza, Vitoria, Valencia o Bilbao.

La jornada se celebró ayer en el marco del Foro Innovación Universidad-Empresa, donde expertos del sector han hecho un interesante análisis del transporte aéreo de mercancías a través de cuatro ponencias y una mesa redonda.
Centros Logísticos Aeroportuarios (Clasa), la filial de Aena dedicada a la promoción, construcción y gestión de infraestructuras para la carga aérea, también ha tenido presencia en el programa, con una ponencia de su director general, Jorge del Castil