dreamair

El Aeropuerto de Sevilla reduce su consumo eléctrico más de un 9% en dos años

El Aeropuerto de Sevilla ha reducido su consumo energético un 9,35% durante los dos últimos años, gracias a la aplicación, desde 2009, de un paquete de medidas destinadas a optimizar el uso de la electricidad en el funcionamiento habitual de sus instalaciones. Atendiendo a la apuesta de Aena por la protección del medio ambiente y la gestión eficiente de los recursos, dichas medidas han permitido rebajar el consumo en más de 1,6 millones de kilovatios hora, de modo que se han dejado de emitir a la atmósfera 631 toneladas de CO2.

 

Si se analiza la evolución por ejercicios, en 2009 el consumo energético descendió un 6,30%, mientras que en 2010 lo hizo un 3,25%. En el primer caso, la proporción es más significativa, porque el plan de optimización arrancó ese mismo año.

Entre las medidas puestas en marcha desde entonces, destaca el diseño de varios itinerarios de apagado y encendido de luces por parte de los coordinadores del edificio terminal, o la instalación de relojes horarios que disminuyen la iluminación cuando hay menos tránsito en los parkings y en las oficinas administrativas de Aena.

Por otra parte, se ha adaptado la temperatura de los climatizadores al Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios (RITE), se han colocado detectores de presencia en los aseos y rampas de embarque, se ha suprimido la iluminación decorativa en el hall de salidas del terminal y se ha mejorado el rendimiento de la transformación de energía en los reguladores de intensidad que alimentan el balizamiento (las luces de la pista).

Se ha optado, además, por parar las máquinas climatizadoras de los sectores del aeropuerto que no se utilizan por la noche, y se han ajustado las células fotoeléctricas y los relojes astronómicos que regulan el apagado o encendido de las luces exteriores, coincidiendo con la salida o la puesta de sol.

Esta búsqueda de la eficiencia energética continuará en 2011, con la incorporación de iniciativas como la colocación de lámparas de leds en los filtros de pasajeros y la nave cubierta del parking que ocupan los vehículos de alquiler, así como en todo el nuevo edificio de aparcamientos.

La reducción del consumo energético en estos dos años tiene el mérito añadido de que se ha conseguido, incluso, coincidiendo con la puesta en servicio de un nuevo edificio para las compañías de handling, más oficinas, zonas de lavado de rent a car, una ampliación de la plataforma de estacionamiento y un notable aumento del tráfico aéreo.