dreamair

Madrid-Barajas comienza las pruebas del programa A-CDM para optimizar la gestión del tráfico aéreo

aena_mensaje

Miguel Ángel Oleaga, impulsor del proyecto A-CDM durante su etapa de director del Aeropuerto de Madrid-Barajas, envía el primer mensaje DPI en presencia de la actual directora, Elena Mayoral, y los representantes de Eurocontrol.

El aeropuerto de Madrid-Barajas ha comenzado hoy las primeras pruebas operacionales del A-CDM (Airport Collaborative Decision Making) dentro de este proyecto, auspiciado por Eurocontrol, que tiene como objetivo optimizar la gestión del tráfico aéreo, al tiempo que mejorar la puntualidad y la eficiencia operacional en este aeropuerto.

Tras la firma inicial entre Aena, el Aeropuerto e Iberia y la posterior adhesión del Comité de Operadores Aeroportuarios, Air Europa y los principales agentes handling que operan en el Aeropuerto, una vez finalizada la fase de adaptación de sistemas técnicos a los requisitos y procedimientos de trabajo establecidos, Madrid-Barajas inicia hoy las pruebas operacionales con el envío del primer mensaje DPI (Departure Planing Information) desde su plataforma CDM a Eurocontrol.

Dicha información permite a Eurocontrol conocer la situación operacional de cada vuelo en tiempo real, permitiéndole optimizar la capacidad y, si fuera necesario, aplicar regulaciones de espacio aéreo con esta información actualizada.

Toma de decisiones conjunta

El concepto A-CDM es una filosofía de trabajo para los aeropuertos basada en la toma de decisiones conjunta mediante la puesta en común de la información que tienen los diferentes implicados en la operativa de cada vuelo. Así, Eurocontrol, las compañías aéreas y de handling, los proveedores de navegación aérea y los aeropuertos comparten una información ―actualizada y precisa― que hasta ahora no era de conocimiento mutuo, con la consiguiente repercusión en los vuelos y el beneficio tanto para todas las partes implicadas como para los pasajeros y el medioambiente.

Las compañías aéreas y los agentes de handling dispondrán de datos con mayor antelación, podrán hacer una mejor planificación de los trabajos y mejorarán, entre otros, el conocimiento de la situación de las aeronaves en tierra. Además, se podrá reducir el coste de los movimientos en tierra derivado de un menor gasto de combustible al reducir los tiempos de rodaje y espera en cabeceras, lo que repercute también en el medio ambiente y atenúa el impacto ambiental.

En cuanto a los pasajeros, el beneficio también es importante puesto que mejorará la puntualidad, se incrementará la satisfacción de los usuarios, se reducirán las conexiones perdidas y dispondrán de mejor información y servicio durante periodos de incidencias.

El A-CDM se encuentra ya totalmente implantado en cinco aeropuertos europeos (Múnich, París-Charles de Gaulle, Bruselas, Frankfurt y Roma-Fiumicino) y en fase de implantación en otros 30. En España, Aena adquirió un compromiso con Eurocontrol para implantar el A-CDM en los aeropuertos de Madrid-Barajas, donde hoy se han iniciado las pruebas operativas, Barcelona-El Prat y Palma de Mallorca.