dreamair

El aeropuerto de Asturias ha realizado 224 ‘vuelos hospital’ en los últimos cinco años

El aeropuerto de Asturias es una infraestructura clave en la actividad de trasplante de órganos y de atención sanitaria de emergencia. Desde 2006 los «vuelos hospital» operados en la infraestructura aeroportuaria asturiana han sido 224 lo que pone de manifiesto la importancia del aeropuerto como eslabón de una cadena de servicios con la que anualmente se salvan vidas.

Durante 2006 se realizaron 61 operaciones aéreas de «vuelos hospital», en 2007 fueron 46, en 2008 la cifra ascendió a 55, en 2009 se realizaron 40 y en los primeros cinco meses de 2010 se han operado 22 “vuelos hospital” en el Aeropuerto de Asturias. Para el desarrollo de esta actividad el Aeropuerto tiene asignados todos los recursos humanos y materiales necesarios.

 

En este sentido hay que destacar que existe un procedimiento de actuación para, en colaboración con la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), atender adecuadamente las necesidades operativas especiales para el traslado tanto de los equipos médicos que van a desarrollar las intervenciones de extracción y trasplantes, como de los propios órganos a trasplantar.

 

En el caso de que el movimiento de la aeronave se produzca dentro del horario operativo del aeropuerto (entre las 7:30 y las 23:45) la operación del vuelo se coordina con el resto de la programación de vuelos comerciales para minimizar el tiempo empleado en los procesos asociados. Para los casos en que el vuelo se produce fuera de este horario la ONT se pone en comunicación con el Aeropuerto que activa un protocolo de actuación con un retén de personal que está localizable de forma permanente.

 

Este retén está compuesto por siete personas que suponen el personal necesario para garantizar que el vuelo se desarrolle con todas las condiciones de eficiencia y seguridad y lo forman:

-Un técnico de la central eléctrica, que supervisa las condiciones de suministro eléctrico y el estado de funcionamiento de la iluminación, balizamiento y resto de instalaciones.

– Un técnico de operaciones que coordina los colectivos implicados, asigna la posición de estacionamiento de la aeronave y lleva a cabo los procesos de registro de vuelos.

– Dos técnicos de salvamento y extinción de incendios que se encuentran en alerta para responder ante cualquier eventualidad que afecte al vuelo.

-Un observador meteorológico, para facilitar la información necesaria en cuanto a viento, temperatura o visibilidad.

-Un controlador para coordinar con el centro de control de ruta la aproximación del vuelo, comunicarse con la tripulación de la aeronave en vuelo y facilitar la correspondiente autorización de aterrizaje y despegue.

-Un técnico de mantenimiento de navegación aérea para supervisar el estado de funcionamiento y operación de las ayudas radioeléctricas y demás equipos e instalaciones de navegación aérea.

 

A su llegada al aeropuerto este personal realiza la apertura operativa del mismo llevando a cabo cada uno, en el ámbito de su servicio, las comprobaciones previas del estado de los sistemas e instalaciones necesarias para esta activación. Por su parte la Guardia Civil y los servicios de seguridad aeroportuaria del turno nocturno llevan a cabo los procesos de control y vigilancia pertinentes. Los aeropuertos de Aena son instalaciones fundamentales para el desarrollo de esta actividad médica, siendo España el país líder internacional en donaciones y trasplantes de órganos.

 

Edición: José Fernández