dreamair

Thales presenta PureFlyt, el cerebro del avión del mañana

Afortunadamente, la decisión de cambiar la trayectoria se ha vuelto más fácil gracias a PureFlyt, el Sistema de gestión de vuelo (FMS) de nueva generación de Thales para aviones civiles y militares, que proporciona a los pilotos información meteorológica más detallada a medida que el vuelo avanza.

Lo lleva a cabo con funciones ágiles, como la planificación del vuelo y el cálculo de trayectoria, la gestión del combustible, la orientación horizontal y vertical, las conexiones de enlace de datos con sus homólogos en tierra y las capacidades de ubicación.

Es una unidad FMS todo en uno que permite preparar el vuelo, proporcionar información del mismo a la tripulación, establecer procedimientos de optimización y garantizar la orientación del avión conforme se desarrolla el plan de vuelo. «PureFlyt está mejor conectado a otros equipos y más abierto a los datos del mundo real que no se encuentran en el avión», afirma André Cléroux, Director de línea de productos en Thales. «Este sistema permite al piloto encontrar una manera mejor de desviar el avión, por ejemplo, volando a una altitud más alta. También le permite buscar el momento más preciso para aterrizar, reduciendo el consumo de combustible y, por lo tanto, la huella de carbono del avión».

Una pantalla intuitiva, denominada What you see is what you fly, muestra al piloto exactamente cómo se prevé el comportamiento del avión durante todo el vuelo hasta que las ruedas toquen el suelo. Con ello se aumenta la confianza del piloto en la trayectoria calculada y hace que la gestión del vuelo sea más simple y eficiente.

Tecnología de gestión de vuelo para los próximos 30 años

PureFlyt se lanza en un momento de gran automatización y densificación del tráfico. «El cielo está lleno y congestionado, por lo que es necesario reducir el espacio para que quepan más aviones. Esto requiere un mejor funcionamiento del FMS para guiar la aeronave», indica Cléroux.

Thales tiene las mejores credenciales en FMS, con equipos que registran más de 60 millones de horas de vuelo a bordo de 6.000 aviones civiles y militares.    

Parte de la ciberseguridad integrada en PureFlyt ha sido obtenida por «hackers éticos» que realizan un análisis profundo y exhaustivo de todas las formas en las que el FMS podría ser atacado. Una vez en funcionamiento, el FMS continúa utilizando inteligencia artificial para identificar comportamientos erráticos que pudieran suponer una amenaza para la seguridad.

Para mejorar aún más la seguridad, PureFlyt realiza pruebas masivas de todas las variables que pueden afectar la forma de volar en un avión: en solo cinco días puede analizar el equivalente a 10 años de información de vuelo.

Como ‘cerebro’ del avión y una ayuda incalculable para el piloto, PureFlyt incrementa la seguridad de vuelo, mejora su eficiencia y reduce la carga de trabajo del piloto, convirtiéndolo, según Cléroux, en «el FMS más avanzado que integra todas las prestaciones necesarias para los próximos 30 años en el mundo de la aviación, tanto para mejorar la seguridad como para proteger el medioambiente».