dreamair

Medvedev adopta medidas para cortar la racha de accidentes en Rusia

Los excesivamene frecuentes accidente aéreos que suceden en Rusia han comportado que el presidente ruso Medvedev adopte medidas radicales con las que cortar en seco la racha de siniestros. El último ocurrió hace una semana cuando un Yak-42 fue incapaz de ganar altura y se estrelló tras el despegue, causando la muerte a 43 personas, en su mayoría miembros de un iportante equipo de hockey sobre hielo. Una prueba de lo obsoleta que es una parte de la flota de aviones rusos, lo aporta el dato de que el avión siniestrado se puso en servicio en 1993 y el próximo 1 de octubre finalizaba su certificado de explotación.


Uno de los factores que parece ser inciden en la elevada siniestralidad es el gran número de compañías que operan en el país. Son 139 aunque sólo 10 acaparan el 85% del total del tráfico de pasajeros. Las restantes realizan por lo general vuelos regionales o interregionales y disponen de flotas de aviones pequeños y antiguos.

Por este motivo, se ha decidido que a partir de 2012 las compañías que tengan menos de 10 aviones no podrán realizar vuelos de largo radio. Y en 2013 les tocará el turno a las empresas con menos de 20 aparatos. También, se intenta retirar que la circulación los Tupolev 134 y Antonov 24, que son los que han causado más accidentes, pero no es fácil pues muchas pequeñas compañías los tienen y con ellos aseguran conexiones con zonas remotas de Rusia.