dreamair

Un drone civil descontrolado movilizó a dos F-16 belgas, un Rafale y un helicóptero francés

Foto: Armée de l'Air

Foto: Armée de l’Air

La tarde del pasado 29 de febrero un drone civil de gran tamaño procedente de Bélgica se estrelló en el departamento de Aisne (Francia) sin causar daños, después de haber sido interceptado y escoltado por un Rafale que despegó de la base aérea de Saint-Dizier.

Según un comunicado del Ejército del Aire francés divulgado ayer, a las 15:33 horas las autoridades belgas informaron al Centro Nacional de Operaciones Aéreas (CNOA) que los operadores civiles de un drone de más de tres metros de envergadura que realizaba vuelos experimentales, habían perdido su control.

El CNOA ordenó el despegue de dos F-16 belgas para interceptar el drone y transmitir al CNOA los elementos de vuelo del aparato. Al mismo tiempo se comunicó la incidencia a las autoridades francesas que dispusieron que un Rafale se desplazase a la frontera franco-belga para escoltar el aparato cuando entrase en territorio francés, pues llevaba trayectoria de norte a sur.  También se desplazó a la zona un helicóptero militar equipado para adoptar «medidas activas de seguridad aérea», en particular sobre aeronaves lentas.

A las 16 horas el drone entró en territorio francés a una velocidad de 160 km/h y una altitud de 1.000 metros, y comenzó a ser seguido por el Rafale. El piloto del caza confirmó que el drone llevaba una trayectoria no peligrosa y que tampoco llevaba ninguna carga. De la incidencia se informó al primer ministro francés, Manuel Vallls. A las 16:15 horas el done sufrió la parada del motor y cayó en un campo de la población de Dizy-le-Gros, a 45 km. de Reims.

Según informa la web francesa Aerobuzz.fr, el drone pertenece al centro de investigación de Flandes VITO.


Vídeo publicado lardennais.fr el 1-3-2016