dreamair
STC Aviation Services, +34 619 887 211

En 2018 se produjeron en España 71 accidentes e incidentes de aviación que causaron 15 muertos

Accidente de un ultraligero modelo Breezer B 400 UL, en Villamartín (Cádiz), el 29-1-2018 / YouTube.com

En 2018 se produjeron en España 71 accidentes e incidentes de aviación que ocasionaron la muerte de 15 personas, resultando otras 9 heridos graves. Afortunadamente, un gran número de personas resultaron ilesos, ocupantes tanto de aviones de pasajeros como aeronaves de aviación general. 

La cifra de muertos del año pasado es ligeramente inferior a la de 2017, cuando se contabilizaron 17 fallecimientos. Entre los datos positivos, destaca que no hubo que lamentar ningún fallecimiento en el sector de helicópteros, aunque en alguna ocasión se rozó la tragedia como comentaremos más adelante.

Por lo que se refiere a la aviación comercial y aviación general, la CIAIAC reseña 48 sucesos, en los que hubo ocho muertos, tres heridos graves y unos pocos leves. Se registraron varios incidentes en los que se vieron implicados aviones de pasajeros, pero en la mayoría de casos no comportron un riesgo extremo, pues se trató de pérdida de separación entre aeronaves en vuelo. Pero sí hubo un caso de claro peligro. Ocurrió el 7 de junio de 2018 cuando se disponía a despegar un Boeing 737 de Norwegian del Aeropuerto de Alicante. 

Según la reseña que ha divulgado la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Comercial (CIAIAC), durante la carrera de despegue la tripulación tuvo que abortar la maniobra debido a la presencia de dos vehículos de señaleros que estaban en la pista. Un controlador autorizó que entrasen en la pista y cuatro minutos después autorizó el despegue del 737. 

«Los vehículos, que se encontraban a la escucha de la frecuencia de torre, notificaron al controlador que se encontraban todavía en la pista, como consecuencia de lo cual, la aeronave fue instruida inmediatamente a interrumpir el despegue. La aeronave se detuvo y abandonó la pista por una calle de salida», según relata la CIAIAC.

Otra situación complicada se vivió el 27 de marzo en el Aeropuerto de Murcia San Javier. Un A319 de Easyjet tuvo que abortar el despegue al haberse producido un ingestión de pájaros en ambos motores, que redujeron al momento la potencia de ambos.

De los ocho fallecidos en el segmento de la aviación general, sólo uno correspondió a trabajos aéreos. Se trató del piloto de un Air TractorAT-802 que cayó al mar cerca de Pollensa el 12-6-2018.

Como hemos señalado anteriormente, el sector de los helicópteros, tanto los aparatos privados, como los que realizan trabajos aéreos, sortearon el año sin accidentes y con muy pocos incidentes, si bien uno de estos se saldó con dos heridos graves. Pero uno de estos podría haber acabado en la colisión de dos aparatos en vuelo. Ocurrió el pasado 6 de agosto, cuando se realizaban trabajos de extinción de un incendio forestal en Llutxent (Valencia). 

Dos helicópteros con «trayectorias convergentes»

Según relata la CIAIAC, se vieron implicados dos helicópteros Bell, uno del modelo 412 y otro del 212. Cuando se aproximaban a un lugar a recoger agua, «sus trayectorias convergieron». Afortunadamente, «una tercera aeronave, que volaba detrás de la EC-MQD, advirtió la convergencia de las trayectorias de las dos aeronaves e informó de la situación. Inmediatamente, la aeronave EC- MQD respondió con una maniobra evasiva hacia su izquierda. Ninguno de los dos pilotos que tripulaban estas dos aeronaves en rumbo de colisión habían advertido la presencia de la otra». En cada helicóptero había dos tripulantes.

Tres días después, cuando en la zona proseguían las labores de extinción del incendio, apagando rescoldos y humo que salía del terreno, otros dos helicópteros llegaron a estar muy próximos el uno del otro durante una descarga de agua en Llutxent a Pinet (Valencia).

El suceso que causó dos heridos graves viéndose implicado un helicóptero ocurrió el pasado 20 de noviembre en el municipio de Ribera de Urgellet (Lleida), cerca del aeropuerto de Andorra – La Seu d’Urgell. Un Eurocopter AS 350 transportaba una cubeta con hormigón para la cimentación de una torre de energía eléctrica. La CIAIAC refiere que «una vez en vuelo estacionario sobre la zona a hormigonar, los dos operarios que se encontraban en tierra manipulando la cubeta de hormigón recibieron una descarga eléctrica que les produjo heridas de gravedad. Tras la descarga eléctrica la aeronave se dirigió a la base donde se realizaba la carga del hormigón para soltar ésta y recoger a personal de la compañía que pudiera auxiliar a los heridos. El piloto resultó ileso y la aeronave sin daños».

La estadística de la CIAIAC recoge cuatro casos en los que se vieron implicados planeadores y otros tres protagonizados por globos aerostáticos. Sobre estos sucesos, reseñar que un velero causó el último día de 2018 la muerte de un persona en el aeródromo de Fuentemilanos (Segovia) al golpear el ala en la maniobra de aterrizaje a la persona que estaba en tierra, fuera del umbral de pista.

Dos colisiones con aves en un mismo vuelo

Otro sorprendente suceso, que se saldó sin daños físicos, ocurrió el 15 de mayo durante el vuelo de remolcado de un velero por parte de un Socata Rally. Según relata la CIAIAC, cuando arrastraba al planeador sufrió el impacto de un ave. Después de soltar al velero, y cuando regresaba al aeródromo de Fuentemilanos, el ala izquierda del Socata impactó contra un buitre «que le ocasionó una importante deformación con una pérdida parcial de maniobrabilidad», a pesar de lo cual el piloto pudo aterrizar ileso, con importantes daños en el ala.

Respecto de los siniestros de aeronaves ultraligeras, la CIAIAC reseña 25 casos, entre ellos la misteriosa aparición de un aparato incendiado en una pista en desuso de Teruel. Se desconoe el modelo y se ha pidido saber que «la aeronave tenía unas marcas de matrícula de nacionalidad checa que se han confirmado falsas. Se desconoce el número de ocupantes a bordo, la hora a la que tuvo lugar el accidente y los detalles del vuelo que se estaba realizando».

En este segmento de la aviación se contabilizaron cinco accidentes mortales con siete fallecidos, uno de ellos piloto de un autogiro. También, hubo siete heridos graves.