dreamair

ACI Europe pide que se mantenga el espacio Schengen para el transporte aéreo

Pasajero en el aeropuerto de Londres Gatwick

Pasajero en el aeropuerto de Londres Gatwick / AeroTendencias.com

La división europea de la Asociación Internacional de Aeropuertos (ACI Europe) ha emitido un comunicado en el que pide a los países europeos que mantengan la supresión de fronteras interiores en el espacio Schengen, vigente en 26 países, en lo referente al transporte aéreo.

La ACI admite que el espacio Schengen se enfrenta a un importante desafío a consecuencia de la crisis migratoria de los refugiados sirios y de otros países, así como a las renovadas amenazas del terrorirsmo,

La ACI reitera que la supresión de fronteras interiores ha hecho que el transporte aéreo sea más «eficiente y asequible para los ciudadanos europeos». En el espacio Schengen hay 443 aeropuertos, por los que en 1990 pasaron 600 millones de pasajeros. En cambio, en 2015, con la aplicación del espacio Schengen, transitaron 1.950 millones de personas.

Por todo ello, Olivier Jankovec, director general de ACI Europe afirma que «Schengen es parte de la estructura fundamental del transporte aéreo en Europa. Durante más de 25 años, la distinción entre Schengen y los flujos de tráfico no Schengen ha condicionado y determinado el desarrollo de servicios de terminales en los aeropuertos. Un restablecimiento de los controles fronterizos aéreos entre Estados Schengen no está sobre la mesa, y nunca debe estarlo», pues considera que restablecer las fronteras «sería devastador».

«Requeriría una reestructuración difícil de las instalaciones aeroportuarias, que implica inversiones que fácilmente llegarían a ser de cientos de millones de euros para cada uno de los aeropuertos más grandes de Schengen. El impacto inmediato sería de un nivel sin precedentes generando congestión de los vuelo e interrupciones que puedan tener repercusiones en toda la red aeroportuaria europea. Los hubs ya no serían capaces de garantizar sus tiempos mínimos de conexión entre vuelos actuales, comportando tiempos de viaje más largos, menores posibilidades de elección para los consumidores y degradación de la conectividad en Europa. El impacto no afectaría solo la aviación, sino también al turismo y la economía en general».

Oliver Jankovec se muestra favorable a la implantación de bases de datos tendentes a controlar el transito de pasajeros europeos que salen y entran en el espacio Schengen.«Es un paso esencial para reforzar las fronteras exteriores de Schengen y debe aplicarse tan pronto como sea posible».