dreamair

Gabrysur alcanzó en 2015 ventas por 1,5 millones de euros

Fernando Besa, presidente de Gabrysur

Fernando Besa, presidente de Gabrysur

Grabysur, especializada en la fabricación de paneles iluminados y transformación de equipos de visión nocturna para las cabinas de aviones y aeronaves,  incrementó sus ventas un 15% en el año 2015, con un total de 1,5 millones de euros facturados.

Grabysur ha registrado en los dos últimos años un aumento del 50% (en 2013 superó por primera vez la cifra del millón de euros) y sus previsiones apuntan este año superará las ventas de 2015. Destaca su crecimiento en ventas internacionales, un 2000% en el último año. Un fuerte aumento que pone de manifiesto la apuesta por la internacionalización y expansión en los mercados exteriores que Grabysur está realizando con éxito. Por su parte, las ventas nacionales continuaron un ejercicio más su línea ascendente, con un incremento del 11% respecto a 2014.

El incremento de la facturación en 2015 se ha sustentado en el aumento de sus pedidos y carga de trabajo en las dos principales vías de negocio de la empresa: por un lado, la fabricación de paneles iluminados para aviones y clientes del sector naval y defensa; y por otra, la transformación y adaptación de equipos y sistemas de visión nocturna (NVIS), que también se instalan en el cuadro de mando de las cabinas de las aeronaves.

Esta última línea tuvo un crecimiento notable con respecto al año 2014, debido principalmente al aumento de la demanda para programas como el del avión C295. En concreto, unos 500 equipos de control de cabina (cockpit) fueron transformados y adaptados al sistema de visión nocturna. Precisamente la empresa ha aumentado su capacidad para desarrollar su actividad en esta área tras la puesta en marcha de un segundo laboratorio de radioespectrometría, con el fin de atender la demanda creciente.

La actividad de diseño y fabricación de paneles sigue representando la gran parte de la facturación de la compañía. El 59% de estas ventas lo fueron al Grupo Airbus, del que Grabysur es proveedor de primer nivel (Tier One) para este tipo de tecnología. Otro gran porcentaje fueron ventas a grandes subcontratistas de Airbus.

17 empleados

La empresa también aumentó el pasado año su plantilla un 40%, hasta alcanzar los 17 empleados, la mayoría de ellos profesionales de alta cualificación (ingenieros). De este modo, ha logrado prácticamente duplicar su plantilla en los dos últimos años. Asimismo, la firma andaluza puso en marcha hace dos años un plan de inversión que le ha llevado a aumentar su capacidad de producción y a ampliar sus instalaciones con el traslado a Aerópolis, el Parque Tecnológico Aeroespacial.

Entre los principales hitos registrados en 2015 hay que señalar, además de la consolidación de su línea de transformación de equipos NVIS, la ampliación de su presencia en el campo de paneles iluminados para sistemas de simulación y entrenamiento aeronáutico, una de las áreas que está potenciando la empresa. Así, entregó paneles para simuladores de vuelo del helicóptero EC135 y el avión JF17, que se suman a otros ya fabricados anteriormente para simuladores de los helicópteros EC225 y EC175, de Airbus Helicopters (Grupo Airbus), y SH60, de la empresa estadounidense Sikorsky.

Estos trabajos le han permitido, además, ampliar su experiencia internacional en grandes programas de aviación militar, donde ya suministra paneles para los aviones C295, CN235, A330MRTT y A400M. En la cartera de clientes de Grabysur, además de Airbus Defence & Space (Grupo Airbus), figuran otras empresas como Indra, Navantia, General Dynamics, el Ejército del Aire, Sintersa, Tecnobit, MDU (Grupo Carbures), o Navair.

Laboratorio de radioespectrometría donde se ajustan los paneles de visión nocturna

Laboratorio de radioespectrometría donde se ajustan los paneles de visión nocturna

Los objetivos de la empresa para 2016 se centrarán en reforzar sus actividades consolidadas (fabricación de paneles iluminados y adaptación de equipos NVIS) y seguir diversificando sus actividades y productos con nuevas líneas de negocio como la enfocada al diseño y fabricación de componentes para aviónica y sistemas de comunicación embarcados (teclados iluminados, bezels). Se trata de un campo que presenta importantes posibilidades dentro del sector aeroespacial por el nivel de especialización que exige.

De taller de grabado a empresa tecnológica

Grabysur es uno de los pocos fabricantes europeos con la especialización y know how necesario para la producción de paneles iluminados adaptados a visión nocturna, lo que le ha convertido en contratista de primer nivel o Tier One (como se denomina en el sector) de Airbus Defense & Space para esta tecnología. No obstante, los orígenes de Grabysur se remontan a un taller de grabado tradicional que realizaba trabajos para diversos sectores, pero que en apenas unos años se ha situado como una empresa de alta tecnología para la industria aeronáutica y de defensa.

El puente que une esas “dos” empresas es el de su fundador y presidente, Fernando Besa, a quien la experiencia en grabado industrial, mecanizado y fabricación de moldes le hizo ver la oportunidad que el mercado aeroespacial podía ofrecerle para especializarse y realizar un producto verdaderamente diferenciado: los paneles iluminados para cabinas de aeronaves. Todo ello unido a su intuición empresarial, “mucho de trabajo” y la apuesta por la I+D+i, ya que durante años Besa estuvo investigando hasta dar con la “fórmula” capaz de superar los exigentes requisitos de la industria aeroespacial y militar.

La compañía logró en 2006 los primeros pedidos formales y poco a poco fue adquiriendo un crecimiento más rápido, impulsado por la confianza del Grupo Airbus ante el cumplimiento estricto de plazos y condiciones de entrega.

Con el fin de incrementar su capacidad de producción y consolidar su posición de liderazgo en paneles iluminados, la compañía sevillana concluyó hace un año el traslado de su sede central a Aerópolis, donde ha puesto en marcha nuevas instalaciones con una extensión de 1.500 metros cuadrados. Grabysur ha invertido en esta ampliación más de un millón de euros, en la que se incluye además la incorporación de nuevos equipamientos tecnológicos y la ampliación de su plantilla, especialmente en el área de ingeniería. La empresa también mantiene operativas sus antiguas instalaciones en el Polígono Industrial El Pino, en la capital sevillana. De esta manera Grabysur pretende transmitir al mercado un mensaje claro: tenemos capacidad de asumir más pedidos y seguir creciendo.