dreamair

Un C-130 medicalizado del Ejército del Aire trae a España con el religioso García Viejo

Foto: Ministerio de Defensa

Foto: Ministerio de Defensa

El avión medicalizado T-10 (C-130 ‘Hércule’s) del Ala 31 del Ejército del Aire vuela ya de regreso a España con el religioso Manuel García Viejo a bordo, tras haber despegado del aeropuerto de Freetown (Sierra Leona) a las 19.50 horas (hora peninsular española).

La ambulancia que trasladó al paciente desde el hospital en que se encontraba ingresado llegó al aeropuerto cerca de las 18.30 (hora peninsular de España).

La llegada del vuelo a la base aérea de Torrejón (Madrid) se produjo pasadas las dos de la madrugada de hoy lunes día 22 La tripulación aprovechó los vientos favorables de cola para acortar todo lo posible el tiempo del vuelo de regreso.

El avión, que había partido de Torrejón en torno a las 7.17 horas de la mañana de hoy, domingo, llegó sin escalas a la capital de Sierra Leona a las 15.51 (hora peninsular española) de esta tarde.

Toda la operación de repatriación del religioso Manuel García Viejo ha sido planificada y dirigida desde el Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa y ejecutada con personal y medios del Ejército del Aire.

Foto: Ministerio de Defensa

Foto: Ministerio de Defensa

La operación es igual que la de los días 5 y 6 de agosto pasados en que se procedió a la evacuación desde Monrovia (Liberia) del sacerdote Miguel Pajares, también de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, y de la monja de origen guineano y pasaporte español Juliana Bonoha.

El T-10, un avión de transporte táctico, ha sido adaptado a la misión de transporte sanitario durante esta noche en la base aérea de Torrejón (Madrid), inmediatamente después de su llegada de Zaragoza.

Esta transformación, denominada medicalización, ha consistido básicamente en la instalación de una cámara de aislamiento proyectada para incomunicar temporalmente a enfermos contagiosos, que cumple con la norma N 36-2 y proporciona la máxima protección al paciente y al personal sanitario que lo trata, así como un sistema de soporte vital para la monitorización del enfermo en todo momento.

No obstante, se cargaron otras dos cámaras de aislamiento (una segunda de reserva, ya montada, y otra más sin montar, con carácter preventivo) y material médico diverso, con un total de 1.200 kg.

Las tripulaciones, sanitaria y de vuelo de cabina, van protegidas con monos impermeables que cubren de los pies a la cabeza, más gafas, mascarilla, guantes y calzas, para evitar el contacto con fluidos o partículas contaminantes en el área de trabajo próxima al paciente infeccioso, que previenen el contagio.

En el avión viajan dos tripulaciones de vuelo, integrada cada una de ellas por un piloto, un copiloto, un navegante y un auxiliar (ocho personas en total) del Ala 31 del EA, al que se les unen dos equipos médicos de la Unidad Médica de Aeroevacuación (UMAER), formados por un comandante médico, un capitán enfermero y un auxiliar de enfermería (seis en total), todos ellos, asimismo, militares.