Segunda ola, un tsunami devastador para el sector aéreo