dreamair

Aena prueba en el aeropuerto Málaga aterrizajes de alta precisión por satélite

El Aeropuerto de Málaga se ha convertido durante la pasada semana en escenario de pruebas de un novedoso sistema de navegación por satélite denominado GBAS que mejora las prestaciones de la señal GPS en el entorno aeroportuario. Gracias a este sistema el piloto podrá realizar aproximaciones de precisión usando tecnología basada en satélite, lo que supondrá un importante avance en términos de seguridad y operatividad.

GBAS (Ground Based Augmentation System) es un sistema de corrección y aumentación de señales de los Sistemas Globales de Navegación por Satélite de alta precisión local, capaz de determinar el error del GPS y calcular las correcciones necesarias para mitigarlo en un entorno de 40 Km alrededor del aeropuerto, estableciendo un servicio de guiado en tres dimensiones que llegan hasta 50 metros sobre el umbral de la pista. 

 

El uso de esta tecnología aportará beneficios operativos y una reducción de costes ya que facilitará los aterrizajes de precisión por todas las pistas sin necesidad de instalar equipos adicionales en cada cabecera, como requieren los sistemas actuales. El GBAS facilitará guiado en aproximaciones de precisión, gracias a la ubicación de una estación en tierra compuesta de varios receptores GPS, que corrige la señal y la envía a través de enlaces radio a las aeronaves.

El Aeropuerto de Málaga dispone de la primera estación GBAS en España que participa en los procesos de validación y verificación necesarios para este tipo de instalaciones, junto a otras estaciones localizadas en aeropuertos de Alemania, Australia y Estados Unidos. En este contexto, y durante cuatro días, se han realizado vuelos de prueba en el Aeropuerto de Málaga que han consistido en volar una serie de rutas y aproximaciones a las pistas del aeropuerto, con el fin de establecer las prestaciones y cobertura del sistema, evaluando las características y salud de la señal, así como la seguridad del procedimiento. Para ello se ha utilizado un Beechcraft A-100 de SENASA habilitado como avión laboratorio con tecnología satélite.

Estos vuelos se repetirán a lo largo del año hasta completar los trabajos de apoyo al proceso de verificación que realiza Aena. Dicho proceso está previsto que concluya a finales del 2011 y a partir de esta fecha los aviones podrán ir equipándose para poder volar con el nuevo sistema, beneficiándose de las elevadas prestaciones del mismo. Además de los beneficios operativos ya resaltados en cuanto a la mejora de la precisión de los aterrizajes, el GBAS podría optimizar desde el punto de vista técnico y medioambiental los procedimientos de entrada y salida de aeropuertos (menor impacto ambiental y acústico en poblaciones del entorno aeroportuario) y un uso más flexible y racional del espacio aéreo que se traducirá en una disminución del consumo de combustible.

Edición: José Fernández – Foto: Wikipedia