dreamair
STC Aviation Services, +34 619 887 211

Comunicado de Boeing sobre la alerta de conflicto del ángulo de ataque

Boeing

En cada avión que entregamos a nuestros clientes, incluido el MAX, todos los datos y la información de vuelo necesarios para operar el avión de forma segura están incluidos en las pantallas de mando de la cabina de vuelo. Esta información está disponible para los pilotos en todo momento en el panel principal, y siempre lo ha estado.

Los parámetros de velocidad aerodinámica, cabeceo, altitud, velocidad vertical, rumbo y potencia del motor son los básicos que utiliza la tripulación para operar el avión de forma segura en un vuelo normal. El aviso por vibración y sonido en el mando y el indicador del límite de cabeceo son los parámetros principales que se utilizan para operar el avión en ángulos de ataque elevados.

Todas las acciones recomendadas, las listas de comprobación y la formación de los pilotos se basan en estos indicadores básicos. Ni el indicador del ángulo de ataque ni la alerta de conflicto del ángulo de ataque son necesarios para operar un avión de forma segura. Proporcionan información de carácter puramente complementario, y nunca se han considerado características de seguridad en aviones de transporte comercial.

Los requisitos de diseño de Boeing para el 737 MAX incluían la alerta de conflicto del ángulo de ataque como característica estándar pero separada, de acuerdo con la filosofía fundamental de diseño de Boeing de mantener los elementos comunes con el 737 NG. En 2017, meses después de que comenzaran las entregas del 737 MAX, los ingenieros de Boeing identificaron que el software del sistema de pantallas del 737 MAX no cumplía correctamente los requisitos de la alerta de conflicto del ángulo de ataque. El software entregado a Boeing vinculaba la alerta de conflicto del ángulo de ataque al indicador del ángulo de ataque, que es una característica opcional de los modelos MAX y NG. En consecuencia, el software activaba la alerta de conflicto del ángulo de ataque sólo si la aerolínea había optado por incluir la característica «indicador del ángulo de ataque».

Cuando se identificó la discrepancia entre los requisitos y el software, Boeing siguió el proceso establecido para determinar la solución apropiada. Esa revisión, en la que participaron varios expertos de Boeing especializados en la materia, determinó que la ausencia de la alerta de conflicto del ángulo de ataque no afectaba ni a la seguridad ni a la operación del avión. En consecuencia, según las conclusiones de la revisión, la funcionalidad existente era aceptable hasta que se pudieran desvincular la alerta y el indicador en la siguiente actualización prevista del software del sistema de pantallas. Los altos cargos de la compañía no participaron en esta revisión y la primera vez que tuvieron conocimiento del problema fue tras el accidente de Lion Air.

Aproximadamente una semana después del accidente de Lion Air, el 6 de noviembre de 2018, Boeing publicó un Boletín del Manual de Operaciones (OMB), al que siguió una Directiva de Aeronavegabilidad publicada por la FAA el día después. A la hora de identificar la alerta de conflicto del ángulo de ataque como uno de los posibles indicadores que podrían resultar de una lectura errónea del ángulo de ataque, tanto el Boletín como la Directiva indicaban que tal característica estaba disponible únicamente si se había instalado la opción del indicador del ángulo de ataque.

Boeing habló de la situación de la alerta de conflicto del ángulo de ataque con la FAA tras el accidente de Lion Air. En ese momento, Boeing informó a la FAA de que sus ingenieros habían identificado el problema del software en 2017 y que se había determinado, según el proceso estándar establecido por Boeing, que el problema no afectaba a la seguridad del avión ni a su operación. En diciembre de 2018, Boeing convocó un Comité de Revisión de Seguridad (SRB) para reconsiderar si la ausencia de la alerta de conflicto del ángulo de ataque en ciertas pantallas de vuelo de aviones 737 MAX presentaba un problema de seguridad. Ese comité confirmó las conclusiones que Boeing ya había obtenido anteriormente: no presentaba ningún problema. Boeing presentó esta conclusión, y el análisis del comité sobre el que se apoyaba, ante la FAA.

Antes de que los aviones MAX vuelvan al servicio, Boeing lanzará una actualización del software del sistema de pantallas con la que se implantará la alerta de conflicto del ángulo de ataque como característica básica e independiente. Cuando el modelo MAX vuelva a volar, todos los aviones de este modelo incluirán una alerta de conflicto del ángulo de ataque activada y accionable y un indicador opcional del ángulo de ataque. Todos los clientes que ya tengan aviones MAX podrán activar la alerta de conflicto del ángulo de ataque.