Autónomos e híbridos, la próxima aviación limpia