dreamair

El Solar Impulse 2 hace historia al dar la vuelta al mundo sin contaminar

André Borschberg y Bertand Piccard, en Abu Dhabi tras completar la vuelta al mundo

André Borschberg y Bertand Piccard, en Abu Dhabi tras completar la vuelta al mundo

El Solar Impulse 2, pilotado por Bertand Piccard, ha aterrizado a las 4:05 hora de esta noche en el aeropuerto Al Bateen de Abu Dhabi, completando así la vuelta al mundo del avión, que solo se ha alimentado de la energía solar almacenada en las baterías.

Aunque al inicio de la vuelta al mundo, en marzo de 2015, se habían programado 12 vuelos, al final se han realizado 17. Las nuevas etapas se han efectuado durante la travesía de Estados Unidos. En total el Si2 ha volado 23 días y ha recorrido 43.041 km. Además de Piccard, el Si2 lo ha pilotado André Borschberg, pues se han ido turnando durante la travesía.

Hace ahora un año, la vuelta al mundo corrió un serio peligro. fue durante la etapa entre Japón y Hawai, que se prolongó durante más de cinco días. Después de haber aterrizado se detectó que las baterías estaban seriamente dañadas por sobrecalentamiento.

Llegada del Solar Impulse 2 a Abu Dhabi

Llegada del Solar Impulse 2 a Abu Dhabi

Esta circunstancia obligó a aplazar por unos meses la travesía ya que se debieron sustituir las baterías y esperar a un nuevo ciclo de buen tiempo para proseguir los vuelos. El pasado 11 de abril se reanudó la vuelta al mundo, que desde entonces se ha desarrollado sin incidentes remarcables.

Según los organizadores, el Solar Impulse ha logrado 19 récords mundiales, que están pendientes de ser homologados por la Federación Aeronáutica Internacional.

«Esto no es sólo un hito en la historia de la aviación. Ante todo, es un hito en la historia de la energía. Estoy seguro de que dentro de 10 años veremos aviones eléctricos que transportan 50 pasajeros en vuelos de corto y medio radio. Pero no es suficiente. Las mismas tecnologías limpias que se han empleado en el Solar Impulse se podrían implementar en nuestra vida diaria para reducir a la mitad las emisiones de CO2. El Solar Impulse es sólo el principio, ahora hay que ir más lejos!», manifestó Bertrand Piccard a la multitud al salir de la cabina de Si2.

El Solar Impulse 2 equipa cuatro pequeños motores eléctricos que se alimentan de la energía solar que captan las más de 17.000 células fotovoltaicas que recubren la parte superior del ala. Por lo general, durante el día el avión carga las baterías y gana altura, pues en las horas nocturnas consume la energía almacenada a la vez que desciende suavemente. Con este planteamiento, el avión podría volar de forma ininterrumpida, una hazaña que se ha atisbado en los vuelos que han durado varios días.