dreamair

Comienzan los ensayos del satélite CHEOPS, el primer explorador europeo de exoplanetas

CHEOPS

Satélite CHEOPS

Airbus Defence and Space ha completado la fabricación del modelo estructural del satélite CHEOPS (CHaracterisingExOPlanet Satellite) de la ESA. Se trata de la primera misión europea en búsqueda de tránsitos de exoplanetas, utilizando fotometría de muy alta precisión en estrellas brillantes que se sabe que contienen  planetas.

Airbus Defence and Space, como contratista principal de CHEOPS, está preparando en España la primer campaña de ensayos. La estructura de la plataforma ha sido integrada con masas representativas de los equipos, así como el modelo termo mecánico del instrumento. El modelo estructural será sometido ahora a los ensayos mecánicos de calificación que se extenderán hasta fin de año. Una vez calificado,, la estructura será la que se utilice después en el modelo de vuelo.

El diseño propuesto para CHEOPS está basado en la familia AstroBus de plataformas de satélites y butiliza el modeloAstroBus-S. Otras misiones basadas en la serie de plataformas AstroBus incluye Spot 6 y 7 y KazEOSat-1, Sentinel-5 Precursor, PeruSat-1 y los satélites MetOp Segunda Generación.

El trabajo progresa rápidamente según lo previsto y Airbus Defence and Space en España trabaja duro para cumplir con el exigente calendario, dado que CHEOPS es la primera misión de tipo ‘Small’ de la ESA que deberá lanzarse en 2017.

El satélite consiste en un telescopio Ritchey-Chrétien integrado en una plataforma estándar de pequeño tamaño. Durante tres y medio años, desde su órbita terrestre baja, observará estrellas brillantes y cercanas de las que se sabe que contienen planetas,  El objetivo principal es determinar el radio de planetas con masas conocidas como resultado de estudios realizados con observatorios terrestres. Estos datos permitirán hacer deducciones sobre su tamaño y densidad para clasificarlos como rocosos, gaseosos u otro tipo de planetas.

CHEOPS fue seleccionada en octubre de 2012 entre otras veintiséis propuestas científicas y tiene un coste estimado de 50 millones de euros para toda la misión.