dreamair

En 2015 solo hubo muertos en la aviación comercial en aviones turbohélice

IATA excluye los de Germanwings y Metrojet por ser siniestros deliberados

El avión, en el momento del accidente

Accidente del ATR de TransAsia, ocurrido en febrero de 2015

En 2015 solo se produjeron cuatro accidentes mortales en el ámbito de la aviación comercial, que sufrieron solo aviones turbohélice. El año pasado no se produjo la perdida de ningún fuselaje de un avión comercial que comportase muertes de pasajeros, según informó hoy la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA).

Los cuatro accidentes mortales de turbohélices causaron 136 muertos. Las tragedias del accidente del A320 de Germanwings (suicidio del piloto) y el atentado que sufrió el A321 de Metrojet después de despegar de la península egipcia del Sinaí, no se han incluido en la estadística ya que se clasifican como «actos deliberados con motivación ilícita». Si se incluyesen, el número de muertos ascendería a 510 fallecimientos.

Según la institución aeronáutica, tasa mundial de accidentes de avión a reacción, media en número de pérdidas de fuselaje por millón de vuelos, fue de 0,32, ligeramente superior a la de 2014 (0,27), pero mejor respecto de la media del periodo 2010-2014, que fue de 0,46.

IATA afirma que en 2015 viajaron en avión unas 3.500 millones de personas en 37,6 millones de vuelos, de los que 31,4 millones correspondieron a aviones a reacción y 6,2 millones de vuelos de turbohélices.

Según IATA, el año pasado se produjeron 68 siniestros de todo tipo de aeronaves, cuando en 2014 fueron 77. De estos, 10 accidentes comportaron la pérdida del fuselaje de aviones a reacción, pero no hubo ningún muerto en aviones de este tipo por causas no intencionadas.

Sin embargo hubo dos accidentes en los que se vieron implicados a aviones a reacción que causaron pérdidas de vidas humanos. Un accidente correspondió a un avión de carga que se salió de pista en la República Democrática del Congo, causando ocho muertos.

El otro accidente se produjo en Senegal, cuando un avión de pasajeros y un jet configurado como ambulancia médica colisionaron en vuelo, falleciendo los siete ocupantes del jet.

Tony Tyler, director general de IATA, manifestó que «2015 ha sido un año de contrastes en el ámbito de la seguridad de la aviación. Por lo que se refiere a los accidentes mortales, ha sido un año extraordinariamente seguro. Por este motivo, estamos horrorizados por la destrucción de los aviones de Germanwings y Metrojet. Aunque no hay una solución fácil a los problemas de salud mental y seguridad que aparecieron en estas dos tragedias, la aviación prosigue sus esfuerzos por reducir el riesgo de que tales acontecimientos se produzcan de nuevo».