dreamair

El «Dragon Rapide» de la FIO luce la decoración retro de Iberia

El «Dragon Rapide», con matrícula EC-AAY

Hoy ha salido de los hangares de Iberia en La Muñoza un avión De Havilland «Dragon Rapide», propiedad de la Fundación Infante de Orleáns (FIO), y que se ha pintado con la estética que Iberia tenía en los años 40 y 50, cuando los Dragon Rapide formaban parte de su flota y cubrían las rutas  en Canarias, Marruecos y Guinea.

Los «Dragon Rapide» que Iberia tuvo en su flota entre los años 1943 y 1953 alcanzaban una velocidad de crucero de 230 km/hora, tenían una autonomía de 800 kilómetros, y podían volar a una altura máxima de 6.000 metros, lo que permitía, por ejemplo, realizar el trayecto entre Bata (en Guinea Ecuatorial) y la isla de Santa Isabel (también Guinea) en algo más de una hora, y con siete pasajeros a bordo más la tripulación (piloto y telegrafista). En 1942 Iberia volaba dos veces por semana la línea Santa Isabel-Bata, y el precio del billete era de 350 pesetas por trayecto, 630 pesetas si se compraba ida y vuelta.

 

Reformado con precisión

En la decoración de este «Dragon Rapide», Iberia ha empleado 650 horas de trabajo y 30 litros de pintura acrílica, encargada exclusivamente para este trabajo,  pues el principal requisito era incrementar lo menos posible el peso del avión. Por las características de la aeronave, primero hubo que lijar toda la superficie con gran precisión, para evitar daños a la estructura de madera y la tela de lino que recubre al avión. Después, se limpiaron los restos del lijado con agua y alcohol, se protegieron las zonas que no se iban a pintar, y se desmontaron carenados de motores y cubre largueros para pintarlos independientemente.

 

Tras la aplicación de la pintura base, se colocaron los estarcidos para reproducir la estética que Iberia lucía en los años 40-50 -que han sido  diseñados y fabricados en la sección de serigrafía de la compañía-, y se aplicaron los colores rojo y amarillo de las alas. Una vez secas todas las partes del avión, se realizaron las inspecciones visuales para comprobar que no quedaba ningún resto de cinta, papel u otro material en la aeronave.

Este Dragon Rapide, con matrícula EC-AAY, se exhibirá en las instalaciones de la Fundación Infante de Orleans, junto con otros 33 aviones históricos que ha reunido y restaurado esta institución. Además, el primer domingo de cada mes podrá ser admirado en vuelo.

 

Edición: JFG – Foto: Iberia