dreamair

Rolls-Royce se implica en la construcción de un avión eléctrico de nueva generación que volará en 2020

Rolls-Royce

En un hangar del del aeropuerto de Gloucestershire, en el suroeste de Inglaterra, un equipo de ingenieros, diseñadores y especialistas en datos británicos reclutados en Rolls-Royce trabaja en el diseño y producción de un avión eléctrico de alto rendimiento con el que aspiran a pulverizar el récord de velocidad de este tipo de aviones, que en la actualidad ostenta un avión equipado con baterías Siemens, que alcanzó los 210 km/h.

Según informa Rolls-Royce que lidera el proyecto en el que también están implicadas otras empresas, la previsión es que el avión alcance en 2020 una velocidad en vuelo de 480 km/h, duplicando con creces el récord del fabricante alemán.

El proyecto se conoce por las siglas ACCEL (“Accelerating the Electrification of Flight; Acelerando la Electrificación del Vuelo), que tiene por objetivo iniciar una tercer periodo en la electrificación de la aviación.

Además, de Rolls-Royce, están implicados en el proyecto las empresas e instituciones Aerospace Technology Institute, YASA y Electroflight. El equipo reúne a algunas de las principales mentes del mundo de las carreras de Fórmula E que colaboran en el diseño del avión.

Matheu Parr, responsable de ACCEL, manifestó que «el avión estará impulsado por un sistema eléctrico de última generación y la batería más poderosa jamás construida para el vuelo. En el próximo año, vamos a demostrar sus habilidades en entornos de prueba exigentes antes de buscar el récord de velocidad en 2020, reto que se acometerá desde una pista de aterrizaje próxima a la costa de Gales.

Rolls-Royce

El reto de los ingenieros es enorme: tendrán que construir una batería inmensa que sea lo suficientemente potente como para superar una serie de registros de velocidad y rendimiento, pero también lo suficientemente liviana para volar y lo suficientemente estable como para no sobrecalentarse.

«Estamos monitoreando más de 20.000 puntos de datos por segundo, midiendo el voltaje de la batería, la temperatura y el funcionamiento óptimo del conjunto de propulsión, que es responsable de alimentar las hélices y generar el empuje. Ya hemos extraído una serie de ideas de los desafíos de diseño e integración», dice Parr. «Y estamos adquiriendo los conocimientos para no solo ser pioneros en el campo de la aviación con energía eléctrica y cero emisiones, sino también para liderarlo. En este punto, nuestra confianza es muy alta».

El avión eléctrico que impulsa ACCEL tendrá las baterías más densa que se hayan instalado en un avión. Tendrá 6.000 celdas empaquetadas para ofrecer la máxima ligereza y protección térmica. Asimismo, equipará un sistema de enfriamiento avanzado que soportará temperaturas extremas y demandas de alta corriente durante el vuelo. El avión podrá volar de Londres a París con una sola carga, es decir, podrá superar distancias de 200 millas. Tiene el paquete de baterías más denso en energía que se haya ensamblado para un avión, y proporciona la potencia suficiente para volar 200 millas (Londres a París) con una sola carga.

La hélice estará impulsada por tres motores eléctricos diseñados por YASA en el Reino Unido, que entregarán en conjunto hasta 500 caballos de potencia. El avión contará con una potencia máxima de 750kW, o lo que es lo mismo, la potencia necesaria para abastecer de energía a 250 hogares.

La hélice estará impulsada por tres motores eléctricos de alta densidad de potencia diseñados y fabricados por YASA en el Reino Unido.