dreamair

Iberia realiza pruebas en vuelo para optimizar sus rutas y ahorrar combustible

En cada vuelo se podría ahorrar un 2% de combustible

Iberia ha realizado las primeras pruebas en vuelo dentro del proyecto DORIS (Optimización Dinámica de la Ruta En Vuelo), cuyo objetivo es optimizar las rutas entre Europa y América, y ganar en eficiencia en el espacio aéreo del Atlántico Norte, gracias a una mejora de las comunicaciones y a unos planes de vuelo que se actualizan después del despegue, y teniendo en cuenta las condiciones meteorológicas que se produzcan en cada momento.

Desde tierra se busca la mejor ruta en función del viento y, si se encuentra una más favorable que la que se había trazado en un principio, se envía al avión para que éste  modifique su trayectoria en tiempo real, y siempre que lo autorice el control de tránsito aéreo.

Los primeros análisis apuntan a que, de esta manera, se puede ahorrar más de un 2% de combustible de promedio por vuelo, lo que en un Airbus A340 como los que tiene Iberia para las rutas transatlánticas, supondría en torno a 400 kilos de queroseno en un vuelo a Guatemala, por ejemplo.

Iberia participa en DORIS junto a proveedores de servicios de navegación aérea como AENA y NAV Portugal, y otras empresas como SENASA, INECO y la compañía Air Europa.

DORIS es una iniciativa impulsada por el programa AIRE (Iniciativa de Interoperatividad Atlántica para Reducir Emisiones), dentro del acuerdo marco de cooperación entre la FAA (Autoridad Estadounidense de Aviación) y la Comisión Europea, para reducir el impacto medioambiental de la aviación comercial.

Menor consumo

Iberia participa también en otro proyecto del programa AIRE denominado RETACDA (Reducción de Emisiones en Áreas Terminales), que consiste en realizar aproximaciones de descenso continuo o “aproximaciones verdes” a los aeropuertos, es decir, sin trazos horizontales y con regímenes bajos de motor. Con estas maniobras se reduce el consumo de combustible, y hasta en un 25% las emisiones de CO2, al tiempo que se minimiza la contaminación acústica que producen los aviones en esta operación.

Iberia fue la primera compañía aérea en España en realizar este tipo de aproximaciones, y participó en la fase inicial del proyecto con más de 600 descensos continuos al aeropuerto de Madrid. Actualmente, la compañía está realizando las “aproximaciones verdes” en Barajas y en horario nocturno, siempre que las condiciones meteorológicas y de densidad de tráfico lo permiten.