dreamair

Boeing se asocia con South African Airways para obtener combustible de una nueva planta de tabaco

Foto: Boeing

Foto: Boeing

Boeing, South African Airways (SAA) y SkyNRG han anunciado que están colaborando en la creación de un biocombustible sostenible para la aviación a partir de una nueva planta de tabaco. Esta iniciativa amplía la colaboración entre Boeing y SAA para desarrollar un combustible de aviación renovable, que además apoye los objetivos de Sudáfrica en materia de salud pública y desarrollo económico y rural.

SkyNRG está expandiendo la producción de la planta híbrida, denominada Solaris, como un cultivo energético que los agricultores pueden producir como alternativa al tabaco tradicional. Los ensayos de cultivo de la nueva planta, que apenas contiene nicotina, ya han comenzado en Sudáfrica y se espera que las explotaciones, tanto grandes como pequeñas, produzcan biocombustible en los próximos años.

Inicialmente, se producirá el combustible a partir del aceite obtenido de las semillas. En los próximos años, Boeing prevé que las tecnologías emergentes en Sudáfrica permitan aprovechar el resto de la planta para producir biocombustible.

«Utilizando el tabaco híbrido podemos aprovechar el conocimiento de los agricultores de tabaco sudafricanos para que produzcan un cultivo bioenergético rentable sin fomentar el tabaquismo», dijo Ian Cruickshank, especialista en Asuntos Medioambientales de South African Airways Group. «Se trata de una nueva manera en la que SAA y Boeing impulsan el desarrollo del biocombustible sostenible a la vez que aumentan las oportunidades económicas de nuestra región».

«Creemos firmemente en el potencial de Solaris en la región sudafricana para impulsar combustibles sostenibles y asequibles», comentó Maarten van Dijk, Director de Tecnología de SkyNRG.

En octubre de 2013, Boeing y SAA decidieron colaborar para desarrollar una cadena de suministro de biocombustible de aviación sostenible en Sudáfrica. Como parte de ese esfuerzo, trabajan con la Mesa Redonda de Biomateriales Sostenibles (RSB por sus iniciales en inglés) para conseguir que pequeños agricultores produzcan los cultivos bioenergéticos necesarios para la obtención de biocombustible, lo que aportará valor socioeconómico a las comunidades sin mermar la producción de alimentos, la calidad del agua o la planificación agraria.

Boeing es el líder de la industria de aviación en el desarrollo de biocombustibles sostenibles y trabaja junto a socios en Estados Unidos, Europa, China, Oriente Próximo, Brasil, Japón, Sudáfrica y Australia, entre otros.

Si se produce de manera sostenible, el biocombustible de aviación reduce las emisiones de dióxido de carbono entre un 50 y un 80%, comparado con un avión que utilice combustible a base de petróleo a lo largo de todo su ciclo de vida. Las aerolíneas han realizado más de 1.500 vuelos con pasajeros utilizando biocombustible desde que éste fuera aprobado en 2011.