dreamair

EL AVIÓN SOLAR IMPULSE SALE DEL HANGAR PARA SER SOMETIDO A LAS PRIMERAS PRUEBAS

El avión experimental Solar impulse ha efectuado hoy su salida del hangar, en el aeródromo militar suizo de Dübendorf. Las pruebas que se harán los próximos días están relacionadas con los motores eléctricos y las interferencias electromagnéticas. El Solar Impulse tiene una envergadura de 63,40 metros, similar a un A340. Sin embargo, solo pesa 1.600 kilogramos.

 

El solar Impulse, que se presentó en público el pasado mes de junio, necesita de una meteorología buena, lo cual se ha producido hoy: ausencia de lluvia, visibilidad de 5 kilómetros y viento de sólo 3 nudos. Después de habérsele acoplado el empenaje vertical, los ingenieros han comenzado las pruebas. El primer «salto de pulga» está programado para antes del próximo 20 de diciembre, si el buen tiempo acompaña. «Hemos construido un aparato cuyo dominio del vuelo no se practicado ha día de hoy», dijo uno de los fundadores del proyecto, André Borschberg. «En comparación con su peso y tamaño, es diez veces más ligero que los planeadores más eficientes».

 

 

El objetivo del prototipo es «demostrar la fiabilidad de un vuelo nocturno propulsado unicamente por energía solar. Debe validar las tecnologías utilizadas, es como un laboratorio volante», precisó Borschberg.

Cuando las pruebas finalicen, el avión será desmontado y transportado al aeródromo militar de Payerne, más apto paro los ensayos en vuelo. Un primer vuelo de 36 horas de duración está previsto que se realice a partir de la primavera de 2010. El proyecto de efectuar la vuelta al mundo en cinco etapas está programado para 2012. Previamente, se tendrá que construir el avión definitivo que asumirá este interesante reto tecnológico y aeronáutico.

La parte superior de la impresionante ala del Solar Impulse está recubierta de 12.000 células solares que abastecen de energía cuatro motores eléctricos.

 

Texto y Edición: José Fernández

Fotos: Solar Impulse